EL TAMBOR DE LA BOLSA - Trading en los Mercados Financieros desde 2007

sábado, 17 de diciembre de 2016

The Sandwich Portfolio - Cartera Visual (y 2)

Hace algunas semanas estuvimos viendo la ponderación de la estrategia pasiva The Sandwich Portfolio empleando un enfoque visual. Como ya sabéis, en general una imagen vale más que mil palabras. Y en este caso particular dicha afirmación es más cierta que nunca, pues los sistemas de gestión de carteras se entienden mucho más fácilmente usando un gráfico que mediante una explicación detallada de cada una de las tipologías de activos requeridas.

En la primera parte del artículo estuvimos examinando los gráficos correspondientes tanto a la estrategia clásica como a la variante europea (ver post The Sandwich Portfolio - Distribución Visual - y 2). Hoy quería compartir con vosotros algunas ideas acerca de cómo debe realizarse la revisión periódica de esta cartera y, para finalizar, repasar las conclusiones que hemos podido ir extrayendo a partir del estudio de esta estrategia de Vanguard.

Revisión periódica de los activos de la Cartera


Como en todas las estrategias estructuradas mediante carteras pasivas, aquí cobra especial relevancia la revisión periódica de los componentes de la misma. Es importante cerciorarse, cada cierto tiempo, de que la distribución de los activos sigue siendo la misma que la propuesta inicialmente por el sistema de inversión.

Como The Sandwich Portfolio tiene diferentes tipos de activos financieros, entonces es fácil asumir que no habrá demasiada correlación en la evolución de cada uno de ellos. Por tanto, si no hiciésemos ningún cambio tras el arranque de la cuenta, al cabo de cierto tiempo nos encontraríamos con que la ponderación de cada segmento nada tendría que ver con la requerida por la estrategia.


Por ejemplo, durante las épocas de expansión económica lo normal será que los activos de Bolsa suban mucho más que los Bonos, de manera que podemos encontrarnos con que la sección de Bolsa europea Eurostoxx ha pasado del 20% inicial a una ponderación del 30%. Del mismo modo, podría ocurrir que se produjese un boom inmobiliario y entonces la sección de Inmobiliarios europeos se disparase desde el 5% inicial a un 10%.

Cuando nos encontremos en cualquiera de dichos escenarios, lo que tendremos que hacer es redistribuir los activos para que cada tipología encaje de nuevo con la ponderación recomendada por Vanguard. En cuanto a la periodicidad con la que tenemos que hacer la revisión y la reponderación de los activos, no hay establecido ningún ciclo temporal obligatorio.



Desde mi punto de vista, hay tres plazos a los que podemos recurrir para realizar esta operación: revisión anual, trimestral o mensual. ¿Cuál es el más recomendable? Pues eso ya dependerá de nuestra filosofía de inversión: si somos más agresivos, tendremos que recurrir a la revisión mensual; y si somos más conservadores, probablemente prefiramos la revisión anual. Para la mayoría de los inversores que no se definan en una u otra dirección, la revisión trimestral será adecuada.

Conclusiones acerca de The Sandwich Portfolio


Cuando hablamos de estrategias, estamos acostumbrados a leer acerca de técnicas de inversión que operan en los mercados de forma dinámica. En ese grupo disponemos de sistemas automáticos, semiautomáticos y discrecionales, pero su discusión ya se saldría de los objetivos del post actual. Como hemos visto hoy, junto a esta tipología de sistemas, existe otro gran grupo de estrategias pasivas que se basan únicamente en trabajar con ponderaciones fijas de activos.



Hay inversores que no creen en el stock picking y que no tienen confianza en los sistemas de trading que tratan de batir al mercado mediante movimientos más dinámicos. Para ellos, las estrategias pasivas de gestión de carteras son muy recomendables. De esta manera consiguen dos cosas al mismo tiempo:

1º) Ventaja 1. Por un lado, replican la subida del activo ponderado en cuestión. Obviamente, no van a conseguir superar su rentabilidad, pero tampoco se perderán ningún punto de rendimiento. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, el 90% de los fondos de inversion americanos no son capaces de batir al SP500 en plazos superiores a 10 años. Así que a lo mejor tampoco es mala idea conformarse con replicar el índice director.

2º) Ventaja 2. Por otro lado, eligiendo la correcta distribución entre diferentes activos, evitan depender de un único mercado y consiguen disminuir la volatilidad de la curva de rentabilidad. Así, por ejemplo, un crack en las Bolsas tendría un impacto más reducido en nuestra cuenta que si tuviésemos todo nuestro dinero invertido en el Eurostoxx.

El sistema The Sandwich Portfolio se enmarcaría dentro de estas estrategias pasivas de cartera. En el artículo hemos visto tanto la propuesta original de Vanguard, enfocada al inversor norteamericano, como mi adaptación para la Unión Europea, orientada al inversor europeo. Ambas son configuraciones muy sólidas, así que la elección de una u otra ponderación dependerá únicamente de si tenemos más confianza en la bolsa americana o en la bolsa europea.


Como os podéis imaginar, el objetivo de The Sandwich Portfolio es hacer que nuestra cuenta vaya avanzando en consonancia con los activos ponderados. Por tanto, a priori, la rentabilidad anualizada a largo plazo debería irse ajustando en torno al 8%. Obviamente, a corto plazo es posible que aparezcan grandes desviaciones con respecto a ese porcentaje, pero en ciclos mayores de 20 años lo más probable es que nos situemos cerca del 8% anual.

Pues nada, con esto hemos tenido suficiente por hoy. Espero que todo lo comentado sirva para disipar cualquier duda que tengáis acerca de este sistema pasivo. Si no ha sido así, aquí abajo en la zona de comentarios podéis insertar cualquier pregunta que consideréis oportuna.

Saludos.

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...