EL TAMBOR DE LA BOLSA - Trading en los Mercados Financieros desde 2007

sábado, 17 de febrero de 2018

Tipos de Fondos Mixtos. ¿Cuáles son? (2/3)


(Continuación de la primera parte: Tipos de Fondos Mixtos. ¿Cuáles son? - 1/3)

Actualmente, en el mercado español podemos encontrar 4 tipos de categorías de Fondos Mixtos. Hace algunos años la división era de otra forma, pero la nueva estructura está más orientada al inversor. Esto no quiere decir que esto no puede cambiar en un futuro. Aunque suelen ser bastante estables, las categorías de fondos experimentan cambios de tanto en tanto. En general, los objetivos de dichas modificaciones son incluir nuevas estrategias de inversión que aún no tenían un nicho definido o reestructurar la categorización para que sea más inteligible por el inversor medio.

Dicho lo anterior, vamos a darle un repaso a las categorías de Renta Mixta. Como hemos dicho, en estos momentos tenemos 4 variantes.

- Renta Mixta Defensiva: se trata de la categoría con menor exposición a Bolsa. La ponderación en renta variable tendrá que ser inferior al 35% del capital total. Obviamente, se trata de la subdivisión de renta mixta con la volatilidad más baja.

- Renta Mixta Moderada: en esta categoría se sube un escalón en la exposición a Bolsa. Aquí la ponderación en renta variable deberá moverse dentro del rango comprendido entre el 35% y el 65% del capital total. Adecuada para los que no saben decidirse.

- Renta Mixta Agresiva o Tolerante: nos encontramos con la categoría con mayor exposición a Bolsa. Como era de esperar, aquí la ponderación en renta variable deberá ser superior al 65% del capital total aunque, eso sí, también deberá ser inferior al 75%. Estamos, por tanto, ante un producto no recomendado para los inversores conservadores o defensivos.

- Renta Mixta Flexible: por último, se trata de una categoría sin limitaciones en cuanto a su exposición a Bolsa. De este modo, la ponderación en renta variable podrá moverse entre el 0% y el 100% del capital total.


Una vez enumerados los diferentes tipos de Renta Mixta, vamos a echarle un vistazo un poco más en detalle a cada uno de ellos. Las limitaciones de cada categoría hace que tengan una serie de características propias que definirán el comportamiento esperado de su curva de rentabilidad. Gracias a ello, tendremos más fácil seleccionar la tipología que mejor se adapte a nuestro estilo de trading. Recordad que, a pesar de todo, en ningún caso estoy diciendo que prioricéis la renta mixta sobre la renta variable o sobre la renta fija. Eso ya tendría que ser decisión de cada inversor.

1º) Fondos de Renta Mixta Defensiva


Tal y como hemos dicho más arriba, se trata de los fondos cuyo porcentaje en renta variable puede moverse entre el 0% y el 35% del capital total. Por tanto, los gestores del fondo podrán tener una exposición a activos bursátiles que irá desde un mínimo del 0% hasta un máximo del 35%. Estamos ante la categoría más cercana a la renta fija de corto plazo, en la que no se desea incurrir en un riesgo excesivo pero en la que tampoco se quiere desechar la posibilidad de arañar alguna rentabilidad adicional procedente del mercado bursátil.

Al tratarse de fondos con baja exposición a la renta variable, estamos ante los productos más adecuados para los inversores conservadores. En cualquier caso, estaremos a salvo de errores del equipo gestor, ya que tanto su volatilidad como su riesgo permanecerán siempre en un umbral muy reducido. Se recomienda su uso sobre todo en épocas en que los Bonos estén dando rentabilidades muy bajas ya que, en caso contrario, corremos el riesgo de ganar menos dinero que con los productos de renta fija de corto plazo. Cuidado con eso.

Si echamos un vistazo al historial de la categoría, podemos hacernos una idea de lo que podemos esperar de estos fondos. Examinando los datos desde el año 2000, podemos ver que su rentabilidad anualizada es del +3% mientras que su volatilidad es del 4%. Esto nos deja un ratio de Sharpe del 0,75 que es claramente inferior a la unidad. En resumen, no podemos esperar grandes rendimientos de estos productos y únicamente sirven para cubrir la inflación. Por tanto, su uso debería estar restringido para aquellos períodos en los que tengamos tendencias bajistas en los mercados bursátiles o para aquellas carteras que deseemos mantener indefinidamente en un estado cercano al de liquidez.

Tip: Aquí podéis echarle un vistazo a los 20 mejores Fondos Mixtos Defensivos


2º) Fondos de Renta Mixta Moderada


En el resumen de más arriba comentábamos que estos productos son los que deben mantener su ponderación en renta variable dentro del rango entre 35% y 65%. Dicho de otro modo, el fondo podrá ponerse más defensivo bajando la exposición a Bolsa hasta un mínimo del 35% o mostrarse más agresivo incrementando la renta variable hasta un máximo del 65%. A priori, esta categoría nos debería dar algo más de rentabilidad que los Mixtos Defensivos a cambio de un pequeño incremento de la volatilidad de nuestra cartera.

Este tipo de fondos es el más apropiado para los que no tienen nada claro cuál va a ser el futuro a corto plazo de los mercados. Con los Mixtos Moderados estamos obligando a los gestores a mantenerse siempre oscilando en torno al 50% de ponderación entre Bonos y Bolsa. De este modo, la rentabilidad es ligeramente superior a la de la categoría Defensiva y, por supuesto, también vamos a sufrir un incremento de volatilidad en la evolución de nuestra cartera. Estamos ante productos adecuados para ser incluidos en estrategias pasivas de largo plazo.

Echando un vistazo al historial de la categoría podemos confirmar lo comentando anteriormente. Examinando los datos desde el año 2000, podemos ver que su rentabilidad anualizada es del +4% mientras que su volatilidad es del 6%. Esto nos deja un ratio de Sharpe del 0,66 que es claramente inferior a la unidad. La verdad es que, a pesar de lo esperado, los resultados de los Mixtos Moderados han sido peores que los de los Mixtos Defensivos. La explicación de esta aparente incoherencia la podemos encontrar en los mercados: en lo que llevamos de siglo, la evolución de los Bonos ha sido bastante más favorable que la de la Bolsa.

Tip: Aquí podéis echarle un vistazo a los 20 mejores Fondos Mixtos Moderados


(Continuará en la tercera parte: Tipos de Fondos Mixtos. ¿Cuáles son? - 3/3)

viernes, 16 de febrero de 2018

Club 2040: Demasiadas dudas en los mercados

Ya hemos cerrado el primer mes de 2018 y la realidad es que todavía no hay demasiado que celebrar. Tras un más que notable ascenso en la primera quincena de enero, estas últimas semanas el mercado ha comenzado a corregir con cierta intensidad. Todavía es pronto para ponernos nerviosos, pero sí es cierto que todo parece indicar que este ejercicio va a ser más complicado de lo que nos prometíamos en las primeras sesiones del año. Pasamos a modo defensivo y comenzamos a vigilar de cerca los niveles de stop que ya teníamos previamente definidos. Ahora, como siempre, el precio tendrá la última palabra...

Club 2040: Demasiadas dudas en los mercados


Tras las espectaculares subidas del año pasado, los mercados comenzaron también con fuerza este 2018 y la duda que flotaba en el ambiente era la de si los índices iban a ser capaces de aguantar este ritmo hasta el final del ejercicio. He de reconocer que, en algún momento, también me invadió algo de preocupación al ver cómo multitud de inversores de corta experiencia se vanagloriaban de sus importantes ganancias. Esto lo he visto sobre todo en el mercado tecnológico Nasdaq y, lógicamente, conforme más madura está la tendencia de fondo mayor es la probabilidad de que no se cumplan las expectativas del nuevo año.

Aunque todavía es pronto para confirmarlo, estas últimas semanas parecen estar marcando el inicio de un impulso correctivo que, en principio, no debería ir más allá del corto plazo. Pero no nos confiemos demasiado, ya que todas las caídas de medio plazo comienzan con una corrección técnica. En definitiva, el arranque ha sido más bien mediocre en las principales plazas mundiales: el SP500 se queda en un 0% de rentabilidad, el Eurostoxx pierde un -3%, el Nikkei un -2% y el Ibex un -2%, mientras que los Emergentes son los únicos que se salvan de la quema con un inicio del +2%. Todavía no son caídas graves, pero parece se avecinan curvas en el camino.



En el gráfico anterior se puede apreciar el arranque tanto de nuestra cuenta como del índice de referencia. Tras unas semanas de ida y vuelta, la cartera ha cerrado enero con un resultado del 0%. En paralelo, el Eurostoxx ha finalizado el mes con una minusvalía del -3%. Así pues, comenzamos el año con una ventaja a nuestro favor de 3 puntos. Por ahora, nuestros activos han conseguido mantenerse en terreno ligeramente positivo, pero eso cambiará sin lugar a dudas si se siguen confirmando las pérdidas de soportes en los diferentes mercados internacionales.

Composición de la cartera Club 2040


Por lo que respecta a la composición de la cartera, tenemos pendiente realizar algunos cambios de productos. Hemos empezado a solicitar algunos traspasos, pero aún no hemos concretado la estructura definitiva. Dentro de un mes comentaremos con mayor tranquilidad cuáles han sido las modificaciones realizadas en la cartera. La idea es dar de baja aquellos activos que hayan tenido un comportamiento más deficiente durante los últimos meses y, en su lugar, dar entrada a algunos fondos que estén mostrando una mayor fuerza relativa.

Dicho lo anterior, las posiciones que a día de hoy tengo activas con lotaje del 100% son las siguientes: Carmignac Patrimoine con un rendimiento del +2%, Bestinfond con un +1%, Bestinver Bolsa con un +2%, Templeton Frontier Markets con un -4%, M&G Optimal Income con un 0% y Robeco Emerging Conservative con +3%. El resto de los fondos los mantenemos en cartera, pero con un 10% del lote máximo (como ya sabéis, 10% es el lotaje mínimo que actualmente tengo establecido para los activos de la cuenta de largo plazo).


Durante las próximas semanas tendremos que estar muy atentos a la evolución de los mercados, sobre todo por lo que respecta a los índices norteamericanos. Actualmente el SP500 se encuentra en pleno desarrollo de un impulso bajista de corto plazo. Y la cosa no pasará de ser más que una mera corrección técnica siempre y cuando no se pierda el soporte relevante de los 2.550 puntos. Si finalmente llegara a perforarse ese importante nivel, entonces se pondría en jaque la tendencia de medio plazo y habría que reevaluar la estrategia actual. Y os preguntaréis, ¿cuál es el nivel clave para el largo plazo? Pues, en estos momentos el soporte que marcaría la finalización de la tendencia alcista de fondo y el inicio de un nuevo ciclo bajista es el situado en torno a los 2.300 puntos.

Pues nada, eso es todo por lo que respecta a enero. El año no ha comenzado con demasiado buen pie, pero aún nos quedan 11 meses por delante para rehacernos de las caídas. Veamos si aguantan los soportes de medio plazo y si todo esto queda en una mera anécdota. El mes que viene comentaremos el desenlace de este entorno correctivo...

Saludos.

sábado, 10 de febrero de 2018

Tipos de Fondos Mixtos. ¿Cuáles son? (1/3)

En ocasiones tenemos muy claro si, en un futuro próximo, la Bolsa lo va a hacer mejor que los Bonos o si va a ser exactamente al contrario. En dichas situaciones es fácil posicionarse en productos de renta variable o en productos de renta fija, según convenga. Sin embargo, existe otro tipo de escenarios en los que no resulta tan evidente determinar cuál de los dos mercados va a ser la mejor ubicación para nuestro capital. En estos casos tendríamos dos alternativas: pasar todo a un fondo monetario o, si no queremos incurrir en un coste de oportunidad, delegar las decisiones estratégicas en un fondo mixto.

Tipos de Fondos Mixtos. ¿Cuáles son?


Aunque ya hemos hablado en el pasado de los diferentes tipos de inversiones financieras, en realidad la mayor parte de los inversores concentra su capital en el mercado de renta variable, en el de renta fija o en el mercado monetario. Los mercados de renta fija se dividen, principalmente, en productos de largo plazo, de medio plazo y de corto plazo. Por su parte, como ya sabemos, los mercados de renta variable hoy en día tienen infinidad de subdivisiones. Se puede invertir en ellos por tipo de ubicación geográfica, por clase de sector financiero, por variedad de crecimiento, por grupo de capitalización, por naturaleza de dividendos, etc...

Adicionalmente, existen otras familias de productos que no invierten el 100% de su capital en ningún mercado concreto y que prefieren moverse a caballo entre la renta fija y la renta variable. Se trata de los productos de Renta Mixta. Básicamente, lo que hacen es ponderar una parte de su cartera en Bolsa y el resto posicionarlo en Bonos. El porcentaje de capital destinado a renta variable es dinámico y puede ir siendo adaptado siempre dentro de unos límites inferior y superior. En base a esto, resulta evidente que la renta mixta tendrá mayor volatilidad que la renta fija de corto plazo.


Junto a estas tipologías, existen otros muchos activos que pueden ser considerados inversiones financieras. Ya hemos hablado de ellos en post anteriores, así que hoy los dejaremos al margen. Simplemente mencionar que nos estamos refiriendo a los siguientes: Divisas, Metales, Materias Primas, Energía, Bienes Inmuebles, Arte, etc... Si sois principiantes, os recomiendo que primero empecéis con Bolsa y Bonos. Si os gusta el mundo del trading, ya tendréis tiempo en el futuro de ir haciendo incursiones en otros activos menos conocidos...

Tip: Aquí podéis revisar los diferentes Tipos de Inversiones Financieras

Tipos de inversiones financieras más comunes


Dicho lo anterior, cuando un inversor se acerca por primera vez a los mercados financieros, se encontrará con la duda de si debe invertir en renta variable o en renta fija. Las ubicaciones más convencionales para su capital serán las siguientes.

- Mercado Monetario: se trata de productos para las personas que no desean correr ningún riesgo. La volatilidad es cercana a cero pero, por desgracia, sus rentabilidades también suelen estar por debajo de la inflación. A pesar de todo, siguen siendo contratados en masa por los inversores.

- Renta fija: este mercado suele ser escogido por aquellas personas que consideran que la Bolsa tiene demasiado riesgo y que, por tanto, prefieren tener su capital en un lugar más seguro. Sin embargo, hay que tener cuidado con el producto escogido. Si bien es cierto que la renta fija de corto plazo puede considerarse como refugio, no ocurre lo mismo con la renta fija de largo plazo. La volatilidad de estos últimos fondos es bastante cercana a la de los fondos que invierten en los mercados bursátiles y más de uno puede llevarse alguna sorpresa desagradable al final del ejercicio.


- Renta variable: son los productos estrella cuando hablamos de los mercados financieros. Las rentabilidades anualizadas históricas de doble dígito son el único reclamo que necesitan para atraer a nuevos participantes. Sin embargo, si somos inversores conservadores, debemos tener en cuenta que la volatilidad y el riesgo de estos productos son bastante altos. Además, debido a la infinidad de categorías existentes en este universo, resulta bastante complicado acertar con los fondos ganadores de un ejercicio concreto. En esta tipología no es oro todo lo que reluce.

- Renta mixta: se trata de aquellos productos que invierten un porcentaje de su capital en renta variable y el resto en renta fija. Intentan capturar lo mejor de ambos mundos. La idea es maximizar la rentabilidad (poniendo una pata en Bolsa) y, al mismo tiempo, no elevar demasiado la volatilidad (dejando la otra pata en Bonos). Su público objetivo son tanto aquellas personas que no desean correr un riesgo excesivo en sus carteras como aquellos inversores que no tienen demasiado claro cuál va a ser la evolución de la renta variable durante el futuro próximo.

Básicamente, lo que acabamos de ver son diversas variantes para invertir tanto en Bolsa como en Bonos. La gran mayoría de los participantes en los mercados financieros nunca saldrá de estos tipos de activos. Y, aunque hemos visto que existen inversiones financieras adicionales, tampoco es preciso lanzarse a operar con ellas. Los mundos de la renta variable y de la renta fija son lo suficientemente amplios como para poder obtener rentabilidades más que notables sin necesidad de buscar más allá de sus fronteras. Recordadlo antes de perder más tiempo del necesario...


Tipologías de Fondos Mixtos


Al igual que ocurre con el resto de mercados, en el universo de renta mixta también podemos encontrar varias subdivisiones de fondos. Obviamente, todos tienen en común que reparten su inversión entre renta variable y renta fija. Pero, a partir de ahí, cada uno de ellos sigue una estrategia diferente para generar rentabilidad y, lo más importante, cada categoría tendrá una serie de limitaciones a la hora de posicionar el capital en el mercado bursátil. Es importante tener en cuenta este detalle para adecuar el riesgo de la cartera a nuestro estilo de inversión.

En general, los fondos mixtos suelen tener mayor volatilidad y riesgo conforme mayor es su ponderación en renta variable. Si miramos los productos uno a uno, veremos que esto no es así de forma forzosa, pero a nivel de categoría global se aprecia que es una pauta que se cumple con bastante precisión. Por tanto, si somos inversores conservadores estaremos obligados a tener en cuenta el posicionamiento en renta variable a la hora de seleccionar un producto de renta mixta. Si no hacemos nuestros deberes cuando corresponda, es posible que estemos corriendo más riesgo del que podemos permitirnos.

Otra razón para invertir en renta mixta, entre los inversores más agresivos, es la de disfrutar de la ponderación dinámica de estos productos. Con esto queremos decir que hay fondos que, en función de su estrategia, pueden pasar de tener un alto porcentaje en renta variable a reducir dicha ponderación a algo testimonial. Básicamente, lo que estamos haciendo es dejar que sea el equipo gestor del fondo el que decida si, en un momento dado, nuestra cartera debe estar invertida en Bolsa o si, por contra, ha llegado el momento de pasarla a Bonos. En otras palabras, delegamos la decisión del Asset Allocation de nuestra inversión.


(Continuará en la segunda parte: Tipos de Fondos Mixtos. ¿Cuáles son? - 2/3)

jueves, 8 de febrero de 2018

Fuerza Ibex: Comienzo titubeante del ejercicio

Ya estamos inmersos en el 2018 y el comienzo del ejercicio no ha sido tan bueno como prometía en las primeras sesiones de cotización. Enero ha sido un mes de ida y vuelta. Durante la primera quincena se disfrutó de interesantes subidas iniciales, pero en estas últimas dos semanas hemos tenido que devolver las ganancias acumuladas. En definitiva, se trata de un inicio titubeante que no nos da ninguna pista de hacia dónde va a evolucionar la tendencia durante el presente año. Por tanto, toca seguir a la expectativa y no anticiparse a los movimientos del mercado.

Fuerza Ibex: Comienzo titubeante del ejercicio


La verdad es que 2017 cerró con bastante inercia ascendente y eso se ha notado en las primeras sesiones de 2018. La ruptura del nivel 10.600 del Ibex le hizo pensar a muchos inversores que se había retomado la tendencia alcista de fondo en nuestro índice doméstico. Y, lo mejor de todo, es que ese movimiento hacía presagiar un buen desempeño del mercado bursátil para el presente ejercicio. Recordad que, estadísticamente, un cierre alcista en enero se traduce en un rendimiento positivo para el global del año. Aunque la estadística está para romperse, nunca viene mal arrancar con fuerza.

Por desgracia, los diferentes mercados internacionales parecen haberse quedado sin energía en estas últimas dos semanas. El Ibex ha vuelto a testear el soporte de corto plazo de los 10.000 puntos y ahora todo el mundo comienza a mirar hacia abajo. En definitiva, el arranque ha sido más bien mediocre en las principales plazas mundiales: el SP500 se queda en un 0% de rentabilidad, el Eurostoxx pierde un -3%, el Nikkei un -2% y el Ibex un -2%, mientras que los Emergentes son los únicos que se salvan de la quema con un inicio del +2%. Todavía no son caídas graves, pero parece se avecinan curvas en el camino...


En el gráfico anterior se aprecia, como siempre, la evolución tanto de nuestra cuenta como del benchmark asociado. La cartera Fuerza Ibex arranca 2018 con una minusvalía del -1%, mientras que el rendimiento del índice de referencia se sitúa en el -2%. Por tanto, la diferencia a nuestro favor queda establecida en 1 punto, aunque eso no debe servirnos de consuelo mientras nos movamos en el terreno de las pérdidas. Recordemos que el objetivo anual lo tenemos fijado en +15%, por lo que ahora mismo nos encontramos 16 puntos por debajo de la meta.

Composición de la cartera Fuerza Ibex


Viendo que estos días la mayoría de los activos parecen estar apoyándose en soportes de corto plazo, vamos a intentar subirnos al posible rebote. Por ello, nos posicionamos en los siguientes valores: Abertis, Cellnex, Amadeus y Aena. La idea es aprovecharnos del rebote alcista que se produzca en el soporte 10.000 puntos del Ibex. Eso sí, situamos los stoploss bastante ajustados, ya que la perdida de este nivel psicológico dejaría abiertas las puertas a caídas de mayor profundidad buscando las directrices de medio plazo. Si sois conservadores, no merece la pena ni que hagáis este intento...

Dicho todo lo anterior, los componentes actuales de la cartera son los siguientes: Abertis con un +3% (stop 17,60), Cellnex con un 0% (stop 19,50), Amadeus con un -4% (stop 56,60) y Aena con un -4% (stop 159,90). Por ahora, los resultados de este intento de posicionamiento alcista están siendo bastante dispares. Aunque la cosa no está yendo mal con Abertis y Cellnex, hay que reconocer que las pérdidas comienzan a ser importantes en Amadeus y Aena. Veamos si son capaces de sostenerse en los niveles actuales o si, por contra, continúan profundizando en las caídas de enero.


Dicho lo anterior, lo más probable es que, a corto plazo, se sigan manteniendo los descensos durante algunas sesiones más. A medio plazo es más complicado saber qué es lo que va a ocurrir. Probablemente todo va a depender del comportamiento del mercado americano. Tras la impresionante sobrecompra acumulada en el índice, estos días el SP500 está cayendo con fuerza. Y si el SP500 cae, el resto de los índices tiene poco que aportar. El último tramo alcista nos llevó desde el nivel 2.550 puntos (en noviembre) hasta los 2.880 puntos marcados en los máximos del mes pasado. Así que a nadie le debería sorprender un apoyo en el soporte de corto plazo 2.650 - 2.700 o incluso una vuelta al nivel base (2.550 puntos).

Pues nada, así ha comenzado este 2018. Tras unas sesiones iniciales de euforia, nos hemos dado de bruces con la realidad. Lo más normal es que las manos fuertes continúen drenando la sobrecompra durante algunos días más. Pero, eso sí, todavía es pronto para hacer vaticinios de medio plazo...

Saludos.

sábado, 3 de febrero de 2018

¿Cómo batir a los índices por 4 puntos anualizados? (3/3)


Ventajas del Sistema Multiestrategia


Tal y como hemos podido ver en las tablas anteriores, si escogemos un único sistema para operar podemos acertar de pleno o, por el contrario, quedarnos con el farolillo rojo. La lotería puede ir desde el +4,8% del sistema 5-ATR hasta el +4,1% del MM30. O, si elegimos las variantes Buy&Sell, los resultados podrían ir desde el +6,4% de la estrategia MM55 al +4,6% de la 5-ATR. Supongo que habrá gente que disfrute con el azar, pero yo prefiero ir sobre seguro y tener una rentabilidad prevista lo más acotada posible, aunque eso signifique dejar de lado la posibilidad de alcanzar rendimientos algo superiores.   

Por eso he defendido más arriba la operativa con una cartera de estrategias. En este caso, en las tablas he incluido el denominado sistema Multiestrategia, que en realidad es una cartera diversificada que opera con las 5 estrategias complementarias (5-ATR, MM55, Híbrida, 3-ATR y MM30) que hemos estado revisando durante estos últimos tiempos. Según hemos observado, con la Multiestrategia hubiésemos alcanzado una rentabilidad anualizada del +4,6% con un drawdown controlado del -27%. Tengamos en cuenta que con el Buy&Hold nos hubiésemos quedado en un exiguo +1,7%.

Tip: Aquí puedes echar un vistazo a otros tipos de Estrategias de Inversión

Si, por contra, hubiésemos operado con la variante Buy&Sell de la Multiestrategia, nuestra cartera habría obtenido un rendimiento anualizado del +5,5% con un drawdown del -33%. Un resultado más que notable. Y lo mejor de todo es que la dispersión de rentabilidades de la Multiestrategia, año tras año, es muy inferior que la que sufriríamos si operásemos con cada uno de los sistemas por separado. Si lo pensáis, es una forma bastante cómoda de ganar a los índices por 4 puntos anualizados, ya que tiene una baja frecuencia operativa y un drawdown muy inferior al del benchmark asociado.


¿Operar con una cartera de estrategias?


Supongo que habrá muchos inversores que prefieran centrarse en una única estrategia y en tratar de aprovechar todo el potencial de la misma. Sin embargo, aunque soy consciente de que hay bastantes estrategias consistentes y rentables, realmente no creo que exista una estrategia Santo Grial de largo plazo. No hay ninguna que sea muy superior a las demás y tampoco hay ninguna que esté exenta de sufrir períodos de rentabilidad negativa. Habrá ciclos temporales en los que un sistema A aproveche la tendencia en curso mientras que otro sistema B se quede plano y, por contra, aparecerán otros ciclos en los que ocurra justo al contrario.

Por tanto, yo prefiero trabajar con carteras de sistemas complementarios. En el ejemplo visto en este post, mi recomendación es operar con el sistema Multiestrategia en vez de escoger únicamente alguno de sus 5 componentes (5-ATR, MM55, Híbrido, 3-ATR o MM30). De esta manera, tendremos mayor seguridad en alcanzar la rentabilidad anualizada del +4,6% o, lo que es lo mismo, batir al benchmark por 2,9 puntos al año. O, si hablamos de la variante Buy&Sell, superar al índice de referencia por 3,8 puntos anuales.

Ganar al benchmark por 3 ó 4 puntos puede no parecer demasiado, pero os aseguro que es algo que no va a pasar desapercibido a largo plazo. En el backtesting que hemos realizado en el ciclo 2000 - 2017, un Buy&Hold se hubiese quedado en un rendimiento acumulado del +35%. Sin embargo, nuestra Multiestrategia se habría disparado hasta un +149%, nada menos que 114 puntos adicionales. Si hablamos de dinero, 100.000 euros invertidos en Buy&Hold en el año 2000 se habrían transformado en 135.000 euros en el año 2017. En cambio, con la Multiestrategia nuestro capital se habría incrementado hasta un total de 249.000 euros. ¡No está nada mal la diferencia alcanzada al final de período!


Batir a los índices por 4 puntos anualizados


Al principio del post nos preguntábamos: ¿Cómo se puede batir a los índices por 4 puntos anualizados? Esa cuestión ha quedado respondida con las tablas de datos presentadas a partir de los backtesting realizados sobre las diferentes estrategias. Trabajando con una cartera compuesta por una serie de estrategias complementarias de largo plazo, no deberíamos tener problemas para obtener algunos puntos de rendimiento por encima del resultado de un Buy&Hold. No estamos hablando de una técnica con gran glamour, pero al menos nos servirá para obtener una rentabilidad adicional para nuestro capital.

Como siempre, también me gusta destacar otro efecto beneficioso del sistema Multiestrategia: se trata del control del drawdown. Con el Buy&Hold hubiésemos obtenido un +35% al cabo de 17 años pero, por el camino, hubiésemos sufrido una MAE (máxima excursión adversa) del -50%. Por contra, nuestra Multiestrategia hubiese acumulado un rendimiento del +149% incurriendo en un drawdown del -33%. Básicamente, mientras incrementaba el beneficio ha sido capaz de reducir la caída máxima en nada menos que 17 puntos. Puede que no le deis demasiada importancia ahora, pero ya os acordaréis de esto cuando veáis que vuestra cartera pierde la mitad de su valor.

Comentar que en este post hemos puesto como ejemplo los 5 sistemas indicados anteriormente (5-ATR, MM55, Híbrida, 3-ATR y MM30), pero en realidad existen otras muchas estrategias de inversión que pueden cumplir con los requisitos para entrar en una cartera multiestrategia de largo plazo. De hecho, cada inversor puede incluir aquellas en las que tenga mayor confianza, siempre y cuando encajen con su psicología y, por supuesto, hayan superado los backtesting correspondientes. Nunca operéis con un sistema sin haber confirmado de primera mano su rentabilidad y consistencia, independientemente de que os lo haya recomendado un amigo o un famoso gurú del trading.


Por último, vuelvo a repetir que lo comentado aquí es mi punto de vista. Yo prefiero operar con múltiples estrategias, pero eso no significa que vosotros también tengáis que hacerlo así. Si tenéis un sistema de inversión rentable y replicable que os merece una confianza muy por encima de todos los demás, entonces quizás vuestra solución sea operar sólo con esa técnica. Todos tenemos una psicología única y, por tanto, cada inversor sabe mejor que nadie qué tipo de operativa le va a ser más fácil seguir y se va a adaptar mejor a su filosofía de vida. Muchos problemas vienen por tratar de forzarnos a encajar en una forma de operar que no se ajusta con nuestro estilo de trading. 

Y nada más. Eso es todo (y es bastante) lo que quería comentaros con respecto a los sistemas de inversión de largo plazo. Espero que lo indicado en esta serie de post nos sirva de consulta siempre que en el futuro queramos verificar cuáles son los beneficios de operar con una cartera diversificada de estrategias consistentes. Por ahora no tengo mucho más que añadir...

Saludos.

sábado, 27 de enero de 2018

¿Cómo batir a los índices por 4 puntos anualizados? (2/3)


(Continuación de la primera parte: ¿Cómo batir a los índices por 4 puntos anualizados? - 1/3)

¿Es aconsejable operar con una estrategia única?


A la vista de los resultados anteriores, lo primero que debería llamarnos la atención es la gran dispersión de rentabilidades existentes entre unas estrategias y otras. Estamos hablando de 9 puntos anualizados de diferencia entre el mejor y el peor resultado para el caso de los sistemas Buy, valor que se incrementa hasta los 11 puntos para el caso de las técnicas Buy&Sell. Esto significa que la elección de una determinada estrategia o activo puede influir dramáticamente en el rendimiento a largo plazo esperado para nuestra cuenta. No se trata de un problema desdeñable.

Tip: Échale un vistazo a los diferentes Tipos de Inversiones Financieras

Por tanto, ¿qué podemos hacer para evitar dicho problema? ¿Deberíamos tener muy claro cuál es nuestra estrategia favorita y procurar operar únicamente con ella? Bien, puede que esa sea la solución adoptada por algunos traders, pero no es la que yo recomendaría. Más bien al contrario, yo creo que lo correcto es tratar de operar con varios sistemas de inversión complementarios. Del mismo modo que es indispensable trabajar con un grupo de activos descorrelacionados, también es imprescindible operar con una cartera diversificada de estrategias.


¿Y por qué no nos quedamos, simplemente, con el sistema que mejor lo haya hecho en los backtesting? Básicamente, porque es muy complicado predecir qué sistema lo va a hacer mejor en un determinado escenario y activo. Si nos quedásemos con una única operativa de las tablas anteriores, la cosa podría habernos ido bien y haber elegido la técnica MM55 DAX (+10% anualizado). Pero también nos podría haber ido mal y habernos quedado con la técnica Híbrida Nikkei (-1% anualizado). Es un poco lotería. En cambio, conforme incrementamos el número de estrategias complementarias incluidas en nuestra cartera, la rentabilidad prevista va siendo más consistente y va quedando acotada en un rango más preciso.

Operando con una Cartera Multiestrategia


Una vez ordenados los datos de los backtesting anteriores, lo que vamos a hacer ahora es promediar los resultados de cada estrategia para todos los diferentes activos. De esta forma, nos vamos a quedar con los valores medios obtenidos por las técnicas revisadas sobre los 4 activos trabajados: SP500, Ibex, DAX y Nikkei. Esto nos permitirá eliminar el factor mercado financiero de la ecuación y centrarnos exclusivamente en la metodología seguida por cada una de las estrategias. Básicamente, lo que estamos haciendo es simplificar la comparativa entre todas ellas.


En la imagen anterior se pueden apreciar los valores globales para cada una de las estrategias implicadas en este estudio. Hemos incluido los que creemos que son los parámetros más importantes de un sistema de inversión. Tenemos el rendimiento total acumulado, el drawdown de la operativa y el número de trades cerrados durante todo el ciclo analizado (2000 - 2017). Y, por supuesto, también aparece la columna con la rentabilidad anualizada alcanzada por cada técnica. Por tanto, esta simple tabla de datos nos permite tener una visión global de la calidad de una determinada estrategia.

La rentabilidad anual es el nexo de unión con la tabla que vimos más arriba. El sistema 5-ATR alcanzó un rendimiento anualizado del +4,8%, el sistema MM55 un +4,7%, el sistema Híbrido un +4,7%, el sistema Multiestrategia un +4,6%, el sistema 3-ATR un +4,5% y el sistema MM30 un +4,1%. En paralelo, la operativa de Buy&Hold se hubiese quedado en una rentabilidad del +1,7%. Todos los sistemas baten al benchmark por 3 puntos anualizados, lo que al menos nos asegura que poco a poco nos iremos distanciando del índice de referencia.

En cuanto al drawdown, tampoco hay excesiva diferencia entre unas estrategias y otras. Los valores se mueven entre el -21% del sistema MM55  y el -32% del sistema 5-ATR. Por tanto, en cualquier caso vamos a reducir drásticamente la caída máxima del benchmark (-50%), cosa que es de agradecer siempre que empezamos a trabajar con una técnica de largo plazo. Fijaos en que muchas de las estrategias están reduciendo a la mitad la MAE (Máxima Excursión Adversa) del Buy&Hold, al mismo tiempo que consiguen batir a los índices.

Cartera Multiestrategia al alza y a la baja


Al igual que hemos hecho con las estrategias alcistas, también podemos promediar los resultados de los sistemas bidireccionales con los diferentes activos estudiados. Esto es, nos quedaremos con los valores medios generados por los 4 índices seleccionados: SP500, Ibex, DAX y Nikkei. Recordad que el objetivo de este tipo de técnicas siempre va a ser intentar batir a los sistemas unidireccionales ya que, en caso contrario, no merecería la pena el esfuerzo adicional que requiere su operativa. Eso sí, hay que reconocer que, en general, realmente suelen conseguir mayor rentabilidad a largo plazo.


En la tabla anterior podemos ver los rendimientos alcanzados por cada una de las estrategias. El sistema 5-ATR alcanzó un rendimiento anualizado del +4,6%, el sistema MM55 un +6,4%, el sistema Híbrido un +4,7%, el sistema Multiestrategia un +5,5%, el sistema 3-ATR un +5,8% y el sistema MM30 un +5,6%. En paralelo, la operativa de Buy&Hold se hubiese quedado en una rentabilidad del +1,7%. En esta ocasión los sistemas baten al benchmark por un rango de entre 3 y 5 puntos anualizados así que, efectivamente, las diferencias son más holgadas que en el caso de los sistemas que sólo operan al alza.

Un vistazo a los drawdown nos permite ver que, por contra, estos parámetros son peores que los de las técnicas unidireccionales. En esta ocasión la MAE se mueve en un rango que va desde el valor -27% del sistema Híbrido hasta el -38% del sistema 3-ATR. Podemos decir que, en líneas generales, el drawdown se va a incrementar en unos 6 puntos adicionales si nos decidimos por la utilización de las variantes Buy&Sell. Aún así, tengamos en cuenta que siguen siendo inferiores a los marcados por el benchmark (nivel -50%).

También hay que destacar el detalle del número de operaciones realizadas sobre los activos. En promedio, los sistemas Buy&Sell han realizado 203 operaciones en estos 17 años, mientras que los sistemas Buy únicamente alcanzaron las 131 operaciones. Se trata de un resultado bastante predecible pero, aún así, quería ponerlo de manifiesto para que nadie se lleve sorpresas si decide operar en ambos sentidos de los mercados. Como ya he dicho en alguna ocasión, hay que tener muy claro todo lo que estamos dispuestos a sacrificar a cambio de obtener algo de rentabilidad adicional...



Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...