EL TAMBOR DE LA BOLSA - Trading en los Mercados Financieros desde 2007

sábado, 18 de noviembre de 2017

Comparando Estrategias de Largo Plazo (4/5)


(Continuación de la tercera parte: Comparando Estrategias de Largo Plazo - 3/5)


Operando al alza y a la baja con el Ibex


Una vez visto el comportamiento de las estrategias que sólo operan en el lado largo del mercado, podríamos preguntarnos qué ocurriría si operamos tanto al alza como a la baja con los sistemas anteriores. Para ello, vamos a repetir la prueba anterior con el mismo ciclo temporal 2000-2020 y veremos qué es lo que nos dicen los gráficos. La lógica nos dice que los nuevos resultados deberían ser mejores que los anteriores, pero muchas veces esto no es así.


En el gráfico anterior se puede apreciar la evolución de las 5 estrategias, junto con su benchmark, desde el año 2000. Las rentabilidades absolutas de los sistemas fueron las siguientes: el 5-ATR alcanzó un +67% en esos 17 años, el Híbrido un +37%, el MM55 un +92%, el 3-ATR un +149% y el MM30 un +96%. Frente a ellos, el Ibex se quedó en una plusvalía del +7%. De nuevo, todos las estrategias fueron capaces de batir al índice americano. Al igual que en el caso anterior, aquí también hay bastante diferencia entre escoger una u otra opción.

Como vemos, las estrategias que operan en ambos sentidos (Buy&Sell) superan ligeramente a las que operan únicamente al alza (Buy). El promedio Buy de las 5 estrategias (5-ATR, 3-ATR, Híbrida, MM55 y MM30) fue de +59% durante estos 17 años, obtenido con 31 operaciones. En paralelo, el promedio Buy&Sell se incrementó hasta el +88% durante el ciclo 2000-2017, obtenido con 50 operaciones. Estamos hablando de un valor anualizado del +2,7% en la primera variante (Buy), frente a un valor del +3,6% en la segunda variante (Buy&Sell). Al igual que ocurría en el caso del SP500, un 0,9% tampoco puede ser considerado como una diferencia significativa. Tendremos que valorar si nos merece la pena el esfuerzo...


En la tabla anterior se puede observar la rentabilidad anualizada de las estrategias analizadas. El sistema 5-ATR obtuvo un +5,5%, el Híbrido un +1,8%, el MM55 un +3,9%, el 3-ATR un +5,5% y el MM30 un +4,0%. Durante esos mismos 17 años, la plusvalía del Ibex fue del +0,4%. Adicionalmente, he incluido una fila con un sistema "5-ATR & MM55", que consistiría sencillamente en dedicar la mitad del capital de nuestra cuenta a cada una de las estrategias especificadas en su denominación. El rendimiento anualizado de esta estrategia mixta fue del +3,5% en el mencionado período 2000-2017.

Tal y como se puede comprobar en la tabla, el uso de las estrategias 5-ATR, MM55, 3-ATR y MM30 nos hubiesen permitido superar claramente al Ibex a largo plazo. Los sistemas 5-ATR y MM55 superan al Ibex por 3 puntos anualizados, el MM30 por 4 puntos y el 3-ATR supera al índice doméstico por nada menos que 5 puntos anualizados. Por contra, el punto débil de estas técnicas Buy&Sell es el drawdown histórico. De hecho, los drawdowns de 5-ATR y 3-ATR superan incluso al de su benchmark, mientras que el de MM55 sólo lo rebaja ligeramente. Únicamente el MM30 es capaz de reducir significativamente este importante parámetro...

Análisis de las estrategias sobre el Ibex


La verdad es que, en general, los resultados de la aplicación de las estrategias sobre el Ibex obtienen el aprobado alto. Todos los sistemas han sido capaces de batir al benchmark y las variantes Buy, además, han podido hacerlo con un drawdown mucho más controlado. Cierto es que las variantes Buy&Sell no han tenido un gran comportamiento en lo que al drawdown se refiere, pero al menos han sido capaces de superar al índice por 4 puntos anualizados. A grandes rasgos, esto es todo lo que hay que pedirle a una estrategia tranquila y con un horizonte de inversión de muchos años.

Lo interesante del estudio sobre el Ibex (frente al análisis que vimos anteriormente sobre el SP500) es que, en esta ocasión, nuestras estrategias han tenido que lidiar con un activo menos cómodo. El SP500 tuvo un comportamiento noble y produjo tendencias (sobre todo alcistas) bastante prolongadas, cosa que facilitó la operativa. En cambio, el Ibex se ha comportado de forma más errática, ha incurrido en frecuentes rangos laterales y ha completado tendencias (alcistas y bajistas) más fugaces. Básicamente, ha sido un campo de minas para la aplicación de nuestras estrategias de corte tendencial de largo plazo.

Tip: Aquí podemos ver la rentabilidad de los diferentes Tipos de Activos

Por lo que respecta a las variantes Buy, la rentabilidad promedio de las 5 estrategias ha sido de un +2,7% anualizado. Teniendo en cuenta que el rendimiento del Ibex fue del 0,4%, estamos hablando de un diferencial de 2 puntos frente al benchmark. Junto a esto, podemos decir que el promedio de operaciones realizadas ha sido de 1,8 al año, lo que indica que se trata de inversiones que no requieren un seguimiento demasiado constante. Finalmente, y quizás lo más importante para un inversor conservador, el drawdown promedio ha sido del -35% (frente al -49% del Ibex).

Recapitulando, las estrategias han sido capaces de batir al Ibex por 2 puntos anualizados y, al mismo tiempo, han conseguido reducir 14 puntos el drawdown. Recordemos que, según vimos más arriba, también superaron al SP500 por 2 puntos anualizados y obtuvieron un drawdown 21 puntos por debajo del benchmark. Como se aprecia, hay bastante paralelismo entre los resultados obtenidos con ambos índices. La distancia en plusvalía es prácticamente idéntica aunque, eso sí, la reducción del drawdown ha sido notablemente más acusada en el caso del activo con una tendencia alcista de largo plazo más definida.


Antes de ejecutar el análisis, lo esperado era que la aplicación sobre el Ibex obtuviese peor rendimiento que la realizada sobre el SP500. Y, si miramos los resultados absolutos, así ha sido: las estrategias SP500 alcanzaron un +4,8% anualizado mientras que los sistemas Ibex se han quedado en un +2,7%. Sin embargo, si nos fijamos en la diferencia frente al benchmark, entonces veremos que la distancia se ha situado en torno a 2 puntos tanto en el caso del índice español como en el del activo americano. Esto sirve para confirmar la consistencia de nuestras técnicas de inversión. La verdad es que, vistos los resultados, han sido unas conclusiones interesantes.

(Continuará en la última parte: Comparando Estrategias de Largo Plazo - 5/5)

jueves, 16 de noviembre de 2017

Club 2040: Nos quedamos en el +7% de plusvalía

Ya ha cerrado octubre y ahora entramos en la recta final del ejercicio. Tal y como era de esperar, en Europa parece haberse iniciado un nuevo impulso alcista de medio plazo. Por tanto, el escenario de fondo es prometedor, siempre y cuando el mercado norteamericano aguante algunos meses adicionales en sobrecompra. Estados Unidos se encuentra (probablemente) en su impulso final antes de dar paso a una caída importante pero veamos si, al menos, se cumple la pauta de "sell in may" y estas últimas subidas aguantan hasta el mes de mayo. Todavía es pronto para decirlo, pero sería perfecto para los mercados europeos...

Club 2040: Nos quedamos en el +7% de plusvalía


En el anterior repaso realizado comentábamos que la cartera había conseguido mantener la rentabilidad durante el pasado verano lateral-bajista (ver post Club 2040: Conservamos el +6% de rentabilidad). Por desgracia, la cosa no nos ha ido tan bien en octubre. Los mercados internacionales han despertado pero nuestra cuenta no ha sido capaz de seguir el ritmo. Las rentabilidades de los índices, a día de hoy, quedan del siguiente modo: SP500 acumula un +15%, Eurostoxx un +12%, Nikkei un +17%, Ibex un +10% y Emergentes un +30%. Como vemos, rendimientos de doble dígito en todos los casos.


En el gráfico anterior se puede observar la evolución de nuestra cartera de largo plazo y de su benchmark asociado. Tras el comienzo del otoño, la cuenta Club 2040 ha incrementado ligeramente su beneficio hasta el +7% de rentabilidad. Sin embargo, el Eurostoxx se ha disparado varios puntos durante estas semanas y ha cerrado el mes con un rendimiento del +12%. Por tanto, actualmente nos quedamos nada menos que 5 puntos por debajo del índice de referencia. Las cosas no están yendo como esperábamos y tendremos que analizar qué es lo que hemos estado haciendo mal durante este último mes.

Composición de la cartera Club 2040


En cuanto a la composición de la cartera, comentar que este mes no hemos realizado ningún cambio en la misma. El comportamiento del fondo DWS Top Dividende LD está siendo un poco decepcionante. En estos momentos acumula una rentabilidad del +1%, mientras que los principales índices mundiales superan ampliamente el +10%. Aún así, vamos a darle un poco más de margen antes de cerrarlo, a ver si es capaz de recuperar algo de terreno de aquí a final del ejercicio. Otro fondo que tampoco está teniendo su mejor año es el Templeton Frontier Markets A (acc) EUR: su rendimiento actual es del +4%, frente al +22% del índice MSCI Frontier Markets. Así es complicado rentabilizar una cartera global.

Dicho lo anterior, las posiciones que a día de hoy tengo activas con lotaje del 100% son las siguientes: Carmignac Patrimoine con un rendimiento del +1%, Bestinfond con un +11%, Bestinver Bolsa con un +10%, Templeton Frontier Markets con un +4%, M&G Optimal Income con un +4% y Robeco Emerging Conservative con +11%. El resto de los fondos los mantenemos en cartera, pero con un 10% del lote máximo (como ya sabéis, 10% es el lotaje mínimo que actualmente tengo establecido para los activos de la cuenta de largo plazo).


Tal y como hemos dicho más arriba, los mercados europeos acaban de iniciar un nuevo impulso alcista de medio plazo. Por tanto, si todo va bien, tendremos la oportunidad de disfrutar de una buena rentabilidad durante toda la subida. Eso sí, para ello es imprescindible que el mercado norteamericano no agote su gasolina precisamente ahora. Yo apostaría a que tiene algunos meses en la reserva, así que las estrategias aún podrían disfrutar del ciclo estacional alcista hasta el mes de mayo. Pero bueno, esto no son más que proyecciones; el desempeño real tendremos que ir viéndolo con la evolución diaria de los activos.

Pues nada, eso es todo lo que había que comentar con respecto al mes pasado. Ahora toca ya centrarse en noviembre y en afrontar la recta final del ejercicio. Veamos si somos capaces de remontar un poco el vuelo...

Saludos.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Comparando Estrategias de Largo Plazo (3/5)


(Continuación de la segunda parte: Comparando Estrategias de Largo Plazo - 2/5)

Aplicando las estrategias sobre el Ibex


Una vez examinado el comportamiento de las estrategias de largo plazo sobre el índice más importante del mundo, el siguiente paso es comenzar a probarlas con otros activos. Una prueba interesante es proceder a testearlas con nuestro propio índice Ibex. Se trata de una economía europea desarrollada, pero al mismo tiempo periférica y, por tanto, hay ciertas diferencias de comportamiento frente al del gigante norteamericano. La verdad es que ha habido suficiente descorrelación durante estos últimos 20 años como para que podamos extraer conclusiones adicionales a las que ya hemos visto con el SP500.


En este punto he de comentar que las 5 estrategias que estamos tratando están optimizadas para operar con activos bursátiles. No quiero decir que no funcionen con otros tipos de inversiones financieras, pero probablemente obtengan resultados inferiores. En mi opinión, no deberíamos aplicar estos sistemas de trading sobre productos que no generen dividendos. Para decirlo de una forma más clara: no he lanzado un backtesting todavía pero no creo que sean rentables con metales, energía, divisas o materias primas. Estos últimos activos llevan aparejados rendimientos de largo plazo cercanos a la inflación y, por tanto, son más recomendables para operativas especulativas que para estrategias de inversión.

Por otra parte, tampoco sería adecuado comprometer todo nuestro capital en la aplicación de una estrategia sobre un único índice bursátil. Lo más sensato es diversificar la operativa entre varios de ellos, con la máxima descorrelación que nos permita el mercado. Aunque de esa manera no vamos a incrementar la rentabilidad anualizada de las estrategias, la diversificación sí que nos será muy útil para minimizar el drawdown asociado a nuestra cuenta de inversión. Como ya hemos dicho más arriba, no es lo mismo ganar un +5% anual sufriendo desplomes periódicos del -40% que hacerlo trabajando con correcciones del -20%. Los mercados financieros (y la vida, en general) se ven de otra forma en este último escenario...


Comparativa de Estrategias sobre el Ibex


Al igual que hicimos en el caso del SP500, para saber cuál es el mejor sistema de inversión, lo que vamos a hacer es comparar su comportamiento durante los últimos 20 años. El plazo de 18 - 20 años constituye el ciclo largo básico según la Teoría de Ciclos de Guinart. Por tanto, utilizar períodos más pequeños no nos daría la visión global que queremos obtener en nuestro análisis. Y tampoco tendría sentido emplear ciclos de, por ejemplo, 40 años ya que, en realidad, nadie desea esperar una vida laboral completa para verificar si sus inversiones producen beneficios reales o no. ¿Quién, salvo un inversor institucional, querría operar con el ciclo de Kondratieff?

Para evaluar las estrategias, vamos a seleccionar como activo base el índice Ibex, que es uno de los activos más ampliamente conocidos en nuestro mercado doméstico. Lo que vamos a hacer, simplemente, es tomar el histórico de precios del Ibex desde el año 2000 y aplicarle las reglas de inversión de cada una de las 5 estrategias. De este modo, obtendremos la curva de rentabilidad de cada una de ellas y así no nos quedará duda de cuál es la mejor.


En el gráfico anterior se puede apreciar en detalle la evolución de las 5 estrategias, junto con su benchmark, desde el año 2000. Las rentabilidades de los sistemas fueron las siguientes: el 5-ATR alcanzó un +67% en esos 17 años, el Híbrido un +37%, el MM55 un +61%, el 3-ATR un +75% y el MM30 un +58%. Frente a ellos, el Ibex se quedó en una plusvalía del +7%. Es decir, todas las estrategias fueron capaces de batir a nuestro índice doméstico. Además, curiosamente, no ha habido una gran dispersión de rentabilidades entre todas ellas.

Como vemos, en líneas generales, los resultados han sido bastante peores que los obtenidos sobre el índice SP500. La razón es que el Ibex ha tenido un comportamiento menos "noble" que el índice norteamericano. Hemos pasado por períodos largos de entornos laterales (o casi laterales) y eso ha hecho bastante daño a la operativa de estas estrategias. Recordemos que, como dijimos en su momento, estos sistemas de largo plazo necesitan tendencias bien definidas (tanto al alza como a la baja) para mostrar toda su potencia. En caso contrario, sus rendimientos no son tan notables...



En la tabla anterior se puede observar la rentabilidad anualizada de las estrategias analizadas. El sistema 5-ATR obtuvo un +3,0%, el Híbrido un +1,8%, el MM55 un +2,8%, el 3-ATR un +3,3% y el MM30 un +2,7%. Durante esos mismos 17 años, la plusvalía del Ibex fue del +0,4%. Adicionalmente, he incluido una fila con un sistema "5-ATR & MM55", que consistiría sencillamente en dedicar la mitad del capital de nuestra cuenta a cada una de las estrategias especificadas en su denominación. El rendimiento anualizado de esta estrategia mixta fue del +2,9% en el mencionado período 2000-2017.

Aún así, tal y como se puede comprobar en la tabla, el uso de las estrategias 5-ATR, MM55, MM30 y 3-ATR nos hubiesen permitido superar claramente al Ibex a largo plazo. Los sistemas 5-ATR y 3-ATR baten al Ibex por 3 puntos anualizados, mientras que los sistemas MM55 y MM30 nos hubiesen permitido superar al índice doméstico por 2 puntos anualizados. Y lo mejor de todo es que logran estos resultados con un drawdown mucho más reducido que el que hubiésemos sufrido con una estrategia de Buy&Hold.

(Continuará en la cuarta parte: Comparando Estrategias de Largo Plazo - 4/5)

jueves, 9 de noviembre de 2017

Fuerza Ibex: Impulso hasta el +13% de rentabilidad

Cerró octubre y, como siempre, ahora toca hacer un repaso de lo sucedido durante el último mes. Estas semanas parece haberse confirmado el inicio de un nuevo impulso alcista en Europa y, por tanto, el entorno debería ser favorable para nuestras estrategias. Por desgracia, el mercado doméstico parece estar quedándose descolgado del resto y no tiene suficiente gasolina para construir un rebote consistente. Por ahora la cartera no sufre demasiados daños pero, si la situación sigue degradándose en Cataluña, tarde o temprano acabaremos por notarlo... y no será agradable.

Fuerza Ibex: Impulso hasta el +13% de rentabilidad


En el anterior repaso comentábamos que la cartera había marcado nuevos mínimos y que esperábamos que octubre fuera el inicio de un nuevo repunte de la rentabilidad (ver post Fuerza Ibex: La rentabilidad cae al +9%). Y, afortunadamente, así ha sido. Los principales mercados internacionales, salvo España, parecen haber entrado en un nuevo ciclo alcista de medio plazo. Las rentabilidades de los índices, a día de hoy, quedan del siguiente modo: SP500 acumula un +15%, Eurostoxx un +12%, Nikkei un +17%, Ibex un +10% y Emergentes un +30%. Como vemos, rendimientos de doble dígito en todos los casos.






En el gráfico anterior se puede apreciar la rentabilidad tanto de nuestra cartera como del benchmark asociado. Tras marcar mínimos el mes pasado, la cuenta cierra octubre con una rentabilidad acumulada del +13%. En paralelo, el Ibex parece haberse quedado sin razones para subir y permanece estancado en el +10%. Por tanto, damos la vuelta a la situación y en estos momentos la estrategia vuelve a estar 3 puntos por encima del índice de referencia. Y lo mejor de todo es que el objetivo anual (+15%) se encuentra de nuevo a tiro de piedra. Veamos si somos capaces de alcanzarlo en estos dos meses que restan de ejercicio.

Composición de la cartera Fuerza Ibex


En cuanto a la composición de la cartera, toca hacer un repaso de los cambios realizados. En primer lugar, comentar que nos saltó el stop profit de Caixabank y abandonamos la posición en el nivel 4,20 euros, con una plusvalía acumulada del +20%. Esta vez hemos preferido consolidar los beneficios y no arriesgar (las últimas veces en las que decidimos correr el riesgo la cosa no salió demasiado bien). Adicionalmente, también decidimos deshacernos de BBVA, con un resultado del -4%. Los bancos están mostrando mucha debilidad últimamente y preferimos no tener ninguno en cartera ahora mismo. En su lugar, hemos dado entrada a Cellnex y a Abertis.

Dicho todo lo anterior, los componentes actuales de la cartera son los siguientes: Colonial con un -3% (stop 7,50), IAG con un 0% (stop 6,30), Arcelor con un +27% (stop 22,90), Grifols con un +5% (stop 24,00), Repsol con un 0% (stop 14,30), Cellnex con un -2% (stop 19,10) y Abertis con un -1% (stop 16,70). Tras los últimos cambios, ahora únicamente tenemos un valor con ganancias relevantes (Arcelor). El resto está cerca de su punto de entrada, así que tendremos que esperar algún tiempo antes de saber si han sido operativas acertadas (o no).


Ahora queda ver cuál va a ser el comportamiento del mercado español durante las próximas semanas y meses. El conflicto en Cataluña no parece que vaya a resolverse ni a corto ni a medio plazo, así que el escenario no es muy prometedor para la renta variable doméstica ni, por supuesto, para nuestra estrategia de inversión. En carteras globales, este sería un buen momento para ir extrayendo activos de España e irlos posicionando en otros países periféricos europeos.

Sin embargo, el problema es que nuestra cartera precisamente se nutre del Ibex, así que no tendremos más remedio que ser muy selectivos con los valores seleccionados. Y, por supuesto, no descarto que en algún momento (de aquí a final de año) tengamos que pasar todo el capital a renta fija. Por desgracia, me temo que el castigo económico (tanto para Cataluña como para el resto de España) no ha hecho más que comenzar...

Pues nada, eso es todo lo que había que comentar con respecto a octubre. Veamos ahora cómo es el comportamiento de nuestros activos durante los meses de noviembre y diciembre. Todo parece indicar que vamos a tener un final de ejercicio complicado en el mercado doméstico.

Saludos.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Comparando Estrategias de Largo Plazo (2/5)


(Continuación de la primera parte: Comparando Estrategias de Largo Plazo - 1/5)

Operando al alza y a la baja con las estrategias


Una vez visto el comportamiento de las estrategias que trabajan únicamente en el lado largo del mercado, podríamos preguntarnos qué ocurriría si operásemos tanto al alza como a la baja con los sistemas mencionados. Para ello, ahora vamos a repetir la prueba con el mismo ciclo temporal 2000-2017 y veremos qué es lo que nos descubren los gráficos. La lógica nos dice que los nuevos resultados deberían ser mejores que los anteriores, pero muchas veces esto no es así.


En el gráfico anterior se puede apreciar la evolución de las 5 estrategias, junto con su benchmark, desde el año 2000. Las rentabilidades de los sistemas fueron las siguientes: el 5-ATR alcanzó un +198% en esos 17 años, el Híbrido un +133%, el MM55 un +125%, el 3-ATR un +252% y el MM30 un +19%. Frente a ellos, el SP500 se quedó en una plusvalía del +53%. De nuevo, todos las estrategias, salvo la MM30, fueron capaces de batir al índice americano. Al igual que en el caso anterior, aquí también hay bastante diferencia entre escoger una u otra opción.

Como vemos, las estrategias que operan en ambos sentidos (Buy&Sell) superan ligeramente a las que operan únicamente al alza (Buy). El promedio Buy de las 5 estrategias (5-ATR, 3-ATR, Híbrida, MM55 y MM30) fue de +133% durante estos 17 años, obtenido con 32 operaciones. En paralelo, el promedio Buy&Sell se incrementó hasta el +145% durante el ciclo 2000-2017, obtenido con 48 operaciones. Estamos hablando de un valor anualizado del +4,8% en la primera variante (Buy), frente a un valor del +5,0% en la segunda variante (Buy&Sell). En cualquier caso, un 0,2% tampoco puede ser considerado como una diferencia significativa. Quizás no merezca la pena realizar un número mucho mayor de operaciones para obtener esa minúscula rentabilidad adicional...


En la tabla anterior se puede observar la rentabilidad anualizada de las estrategias analizadas. El sistema 5-ATR obtuvo un +6,6%, el Híbrido un +5,1%, el MM55 un +4,8%, el 3-ATR un +7,6% y el MM30 un +1,0%. Durante esos mismos 17 años, la plusvalía del SP500 fue del +2,5%. Adicionalmente, he incluido una fila con un sistema "5-ATR & MM55", que consistiría sencillamente en dedicar la mitad del capital de nuestra cuenta a cada una de las estrategias especificadas en su denominación. El rendimiento anualizado de esta estrategia mixta fue del +5,8% en el mencionado período 2000-2017.

Tal y como se puede comprobar en la tabla, el uso de las estrategias 5-ATR, MM55 y 3-ATR nos hubiesen permitido batir claramente al SP500 a largo plazo. El sistema MM55 aventaja al SP500 por 2 puntos anualizados, el 5-ATR por 4 puntos y el 3-ATR supera al índice norteamericano por nada menos que 5 puntos anualizados. Aunque los drawdowns son ligeramente más elevados que los de las estrategias que operan sólo al alza, la verdad es que aún siguen siendo mucho más reducidos que los que hubiésemos sufrido con una estrategia de Buy&Hold.

Análisis de las estrategias sobre el SP500


La verdad es que, en general, los resultados de la aplicación de las estrategias sobre el SP500 son más que notables. Cierto es que el índice se ha comportado de forma bastante noble (sin rangos laterales de larga duración) durante estos últimos 20 años. Pero también hay que saber aprovechar esos escenarios y los sistemas de largo plazo no han tenido problemas para hacerlo. Todas las técnicas, salvo la MM30, han sido capaces de batir al benchmark con un drawdown mucho más controlado. A grandes rasgos, esto es todo lo que hay que pedirle a una estrategia tranquila y con un horizonte de inversión de muchos años.

Si elaboramos promedios conjuntos de las 5 estrategias, podemos extraer interesantes conclusiones. Por lo que respecta a los sistemas Buy (operativa sólo al alza), la rentabilidad promedio ha sido del +4,8% anualizado (frente al +2,5% del SP500). Junto a esto, podemos decir que el promedio de operaciones realizadas ha sido de 1,9 al año, lo que indica que se trata de inversiones que no requieren un seguimiento demasiado constante. Finalmente, y quizás lo más importante para un inversor conservador, el drawdown promedio ha sido del -17% (frente al -38% del selectivo SP500).

Siempre suelo hacer mucho hincapié en los drawdowns de los sistemas, y no sólo en la rentabilidad de los mismos. La razón es la siguiente. Normalmente, a la mayoría de los inversores les parecería bien invertir en un fondo que gana un +4,8% anualizado. Estarán totalmente de acuerdo en esperar sentados a que su producto vaya incrementando el capital en el porcentaje mencionado. Pero ahora viene el problema. Imaginemos que en ese fondo se produce un drawdown del -38%. Así la cosa cambia totalmente. En ese escenario muy pocos inversores  serían capaces de conservar la calma y de mantenerse posicionados en el producto. Y eso sin tener en cuenta los problemas digestivos que sufrirían ante tal evento...



Por contra, imaginemos otro fondo alternativo con una rentabilidad histórica idéntica del +4,8% anualizado. Sin embargo, este producto ha alcanzado el resultado incurriendo en un drawdown más controlado del -17%. Ahora nuestro hipotético inversor promedio se vería mucho más inclinado a conservar el activo a largo plazo. La mayoría de los inversores en Bolsa serán capaces de soportar una caída de dicha magnitud, no se verán forzados a abandonar la posición y así podrán disfrutar del prometido rendimiento del +4,8% a largo plazo.

Esta es la razón por la que, a la hora de valorar una estrategia de inversión, suelo poner el foco en el drawdown o, mejor aún, en el cociente rentabilidad / drawdown (Coeficiente de Calmar). Para alcanzar la calificación de Notable, un sistema de trading debería mantener dicho ratio por encima de 0,30. En nuestro caso, el ratio promedio de nuestros 5 sistemas es de 0,29. Por tanto, se queda a las puertas del Notable y debe conformarse con una valoración de Aprobado Alto.

Por lo que respecta a los sistemas Buy&Sell (los que operan tanto al alza como a la baja), la rentabilidad promedio ha sido del +5,0% anualizado (frente al +2,5% del SP500). Junto a esto, podemos decir que el promedio de operaciones realizadas ha sido de 2,8 al año, ligeramente superior (como era de esperar) al de los sistemas que no operan con cortos. Finalmente, el drawdown promedio ha sido del -20% (frente al -38% del SP500), un valor que todavía puede considerarse como bastante controlado.


Vistos estos resultados, la realidad es que los sistemas Buy&Sell no aportan demasiados beneficios frente a los más sencillos sistemas Buy. A primera vista, resulta evidente que los Buy&Sell incrementan un 0,2% el rendimiento anualizado. Sin embargo, hay que puntualizar que este resultado se consigue a costa de sufrir un drawdown un 3% superior y de realizar 0,9 operaciones adicionales al año. Sinceramente, no sé si merece la pena incurrir en un trabajo y en un riesgo adicional para obtener una mejora tan exigua. Que cada cuál decida si le conviene o no...

Según el análisis realizado, ¿cuáles serían las mejores estrategias? Pues bien, en el caso de los sistemas Buy, yo me quedaría con el 5-ATR y con el Híbrido. Su rentabilidad promedio fue de un +6% anual y el drawdown promedio se quedó en el -14%. Esto es, un ratio promedio del 0,42 que no está al alcance de la mayoría de las cuentas. En cambio, si nos gustan los sistemas Buy&Sell, yo escogería el 3-ATR y el Híbrido. Así tendríamos una rentabilidad anualizada del +6,3% con un drawdown del -11%. En este caso estaríamos hablando de un espectacular ratio del 0,59. Eso sí, tened en cuenta que esto sería válido para el índice SP500 y habría que tener cuidado a la hora de extrapolar los resultados a otros índices más volátiles.

Tip: Aquí podéis echar un vistazo a los diferentes Tipos de Volatilidad en Bolsa


(Continuará en la tercera parte: Comparando Estrategias de Largo Plazo - 3/5)

sábado, 28 de octubre de 2017

Comparando Estrategias de Largo Plazo (1/5)

Hace algún tiempo publicamos varios post en los que estuvimos analizando algunas estrategias de inversión pensadas para el largo plazo. Una vez completado el repaso de todas ellas, la pregunta que quedó en el aire fue la siguiente: ¿cuál es el sistema que deberíamos incluir en nuestra cartera? ¿cuál de ellos es el más rentable? Para responder a esta cuestión, lo mejor es realizar una comparativa de sus operativas y ver qué es lo que nos dicen los números, que nunca nos engañan. En líneas generales, los dos parámetros principales en los que tendremos que fijarnos son la rentabilidad anualizada y el drawdown, datos clave para la viabilidad de un sistema de trading.

Las mejores Estrategias de largo plazo


En diversas ocasiones hemos analizado aquí en el blog estrategias pensadas para operativas tranquilas y de largo plazo. De hecho, en el futuro seguiremos completando el elenco con alguna otra idea que todavía no hemos tratado en este foro. Se trata de sistemas orientados a inversores que no disponen de demasiado tiempo libre y que únicamente pueden dedicar algunas horas semanales a los mercados. Obviamente, con ellos no podemos aspirar a ganar un 40%-50% anual, pero sí que nos van a valer para superar a los índices bursátiles por 4 ó 5 puntos anualizados.


En particular, me estoy refiriendo a estrategias de inversión de corte tendencial y de poca frecuencia operativa tales como las siguientes.

Sistema MM55 semanal de Largo PlazoSistema MM55 semanal de Largo Plazo. Ejemplos de la operativa: Resultados históricos del sistema MM55 (parte 1) y Resultados históricos del sistema MM55 (parte 2)

Sistema de Volatilidad 5-ATR de Largo PlazoSistema de Volatilidad 5-ATR de Largo Plazo (parte 1) y Sistema de Volatilidad 5-ATR de Largo Plazo (parte 2). Ejemplos de operación: Resultados históricos del sistema 5-ATR (parte 1) y Resultados históricos del sistema 5-ATR (parte 2)

Sistema MM30 semanal de Largo PlazoSistema MM30 semanal de Largo Plazo. Ejemplos de la operativa: Resultados históricos del sistema MM30 (parte 1) y Resultados históricos del sistema MM30 (parte 2)

Sistema de Volatilidad 3-ATR de Largo Plazo: Sistema que emplea las mismas reglas que el 5-ATR pero personalizadas para un rango de volatilidad 3-ATR. Pensado para aquellos inversores que aprecian las bondades del 5-ATR pero que no tienen la paciencia suficiente para trabajar con rangos tan amplios.

Sistema híbrido 5-ATR & MM55: Sistema que conjuga las reglas de trading de los sistema 5-ATR y MM55. En líneas generales, opera con las señales más dinámicas de ambos sistemas y tiende a ser una estrategia bastante conservadora.


Tal y como vimos en sus respectivos post, estas estrategias de inversión suelen tener un buen comportamiento a largo plazo. Por buen comportamiento me refiero a rendimientos por encima de su benchmark y drawdowns más controlados que los de su índice de referencia. Pero, una vez que sabemos que estamos ante 5 grandes sistemas, la pregunta que se nos plantea es: ¿cuál de ellos es el mejor? Si tuviera que elegir uno de ellos para incorporar a mi cartera, ¿cuál debería seleccionar, teniendo en cuenta tanto su volatilidad como su rentabilidad anualizada?

Comparativa de Estrategias de largo plazo


Para saber cuál es el mejor sistema de inversión, lo que vamos a hacer es comparar su comportamiento durante los últimos 20 años, tal y como solemos hacer en el blog. El plazo temporal de 18 - 20 años constituye el ciclo largo básico según la Teoría de Ciclos de Guinart. Si un sistema demuestra su superioridad durante un intervalo de tanta duración, lo más probable es que siga haciéndolo mejor que los demás durante los próximos años. Obviamente, no hay nada que nos asegure que esto va a ser así pero, sin embargo, lo normal es que se mantenga el status quo.

Tip: aquí os explicamos cómo seleccionar los mejores Fondos de Inversión

Para evaluar las estrategias, vamos a seleccionar como activo base el índice SP500, que es uno de los activos más ampliamente conocidos en los mercados financieros. Lo que vamos a hacer, simplemente, es tomar el histórico de precios del SP500 desde el año 2000 y aplicarle las reglas de inversión de cada una de las 5 estrategias. De este modo, obtendremos la curva de rentabilidad de cada una de ellas y así no nos quedará duda de cuál es la mejor.


En el gráfico anterior se puede apreciar la evolución de las 5 estrategias, junto con su benchmark, desde el año 2000. Las rentabilidades de los sistemas fueron las siguientes: el 5-ATR alcanzó un +214% en esos 17 años, el Híbrido un +133%, el MM55 un +117%, el 3-ATR un +162% y el MM30 un +40%. Frente a ellos, el SP500 se quedó en una plusvalía del +53%. Es decir, todos las estrategias, salvo la MM30, fueron capaces de batir al índice americano. Eso sí, desde un principio estamos viendo que hay bastante diferencia entre escoger una u otra opción.

Es importante comentar que en la comparativa únicamente estamos trabajando con las señales alcistas de los sistemas. Esto es, no estamos operando a la baja. Aunque más adelante echaremos un vistazo también a las operativas que trabajan en ambos sentidos, ahora he preferido centrarme en las estrategias alcistas puras. Al contrario de lo que mucha gente piensa, operar en ambos sentidos no garantiza obtener una rentabilidad superior. Hay que tener una mente muy ágil para dejar de buscar setups alcistas, cambiar el chip y lanzarse a identificar setups bajistas.


En la tabla anterior se puede observar la rentabilidad anualizada de las estrategias analizadas. El sistema 5-ATR obtuvo un +6,9%, el Híbrido un +5,1%, el MM55 un +4,6%, el 3-ATR un +5,8% y el MM30 un +2,0%. Durante esos mismos 17 años, la plusvalía del SP500 fue del +2,5%. Adicionalmente, he incluido una fila con un sistema "5-ATR & MM55", que consistiría sencillamente en dedicar la mitad del capital de nuestra cuenta a cada una de las estrategias especificadas en su denominación. El rendimiento anualizado de esta estrategia mixta fue del +5,9% en el mencionado período 2000-2017.

Tal y como se puede comprobar en la tabla, el uso de las estrategias 5-ATR, MM55 y 3-ATR nos hubiese permitido superar claramente al SP500 a largo plazo. El sistema MM55 bate al SP500 por 2 puntos anualizados, el 3-ATR por 3 puntos y el 5-ATR supera al índice norteamericano por nada menos que 4 puntos anualizados. Y lo mejor de todo es que logran estos resultados con un drawdown mucho más reducido que el que hubiésemos sufrido con una estrategia de Buy&Hold.

(Continuará en la segunda parte: Comparando Estrategias de Largo Plazo - 2/5)

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...