EL TAMBOR DE LA BOLSA - Trading en los Mercados Financieros desde 2007

sábado, 28 de septiembre de 2019

¿Cuál es el mejor Stoploss de Volatilidad?

En el mundo del trading existen pocas cosas que podamos considerar imprescindibles a la hora de operar con los gráficos, pero una de ellas bien podría ser el stoploss. Obviamente, los stops de una estrategia pueden ser implementados de diversas formas pero, en mi opinión, los más relevantes son aquellos basados en la volatilidad. Y eso no es todo. Aunque estemos de acuerdo con dicho criterio, todavía nos quedaría por decidir cuál es el rango de volatilidad que vamos a usar para seguir el movimiento del precio. ¿Cuál sería el posicionamiento óptimo para el stop, debemos emplear una distancia más holgada o más ajustada? Vamos a ver si hoy podemos extraer algunas conclusiones con respecto a este tema...

¿Cuál es el mejor Stoploss de Volatilidad?


No hay mucho que decir sobre los stoploss que no sepa ya la inmensa mayoría de los traders. De hecho, ya hemos hablado muchas veces de ellos en el blog, así que hoy no perderemos el tiempo en repetir las cosas. Si me seguís a menudo, sabréis que soy un gran defensor de los stops basados en la volatilidad, pues nos sirven para normalizar los puntos de salida y nos permiten utilizar las estrategias de inversión para diferentes tipologías de activos. Esto puede parecer poca cosa, pero hay que tener en cuenta que hay sistemas que deben ser parametrizados de forma específica para cada uno de los mercados que deseemos operar.

Aunque existen diversos tipos de stops de volatilidad, yo concretamente suelo emplear aquellos calculados a partir del indicador ATR (Average True Range). En primer lugar, lo que se hace es establecer un período determinado para el ATR. A continuación, se selecciona un múltiplo de dicho ATR y el valor obtenido será la distancia que tendremos que dejar entre el precio del activo y el stop de la operativa. Este tipo de stops suele funcionar muy bien en sistemas swing y en estrategias tendenciales, pero no son recomendables para estrategias de rango lateral.


Dicho lo anterior, lo difícil en esta técnica es escoger el múltiplo más adecuado para nuestras estrategias de inversión. Por ejemplo, según Van Tharp lo mejor que podemos hacer es trabajar con un trailing stop igual al triple del ATR (3·ATR). Parece una distancia razonable pero, aún así, la realidad es que nos estamos dejando guiar por la opinión de otro trader. ¿Tendrá razón Van Tharp? ¿Cuál sería el stoploss óptimo que podemos seleccionar? A continuación, vamos a ejecutar nuestros propios análisis para tratar de determinar cuál es el múltiplo más idóneo para nuestra operativa...

Buscando el mejor Stop de Volatilidad


Para la búsqueda del mejor Stoploss de Volatilidad, vamos a trabajar con los datos históricos de los últimos 14 años (ciclo 2005-2019). Las pruebas a realizar las ejecutaremos sobre los activos de la Cartera Pasiva Bolsa & Materias Primas. De este modo, tendremos un universo de datos lo suficientemente amplio como para respaldar los resultados obtenidos por el experimento. Y esto, al fin y al cabo, es lo que nos va a dar la suficiente confianza para emplear en nuestros stops el múltiplo N·ATR obtenido en los backtesting de hoy.


En el gráfico anterior podemos ver la rentabilidad obtenida en función del múltiplo de ATR empleado para posicionar nuestro stop. Puntualizar que, cuando hablamos de stop, nos referimos tanto al stoploss como al trailing stop. En el eje horizontal aparecen los diferentes stops analizados, en un rango que va desde el mínimo 0,5·ATR hasta el máximo 10·ATR. Y en el eje vertical se indica el rendimiento producido por cada uno de dichos múltiplos (o más específicamente, la ventaja obtenida frente a los resultados alcanzados por el benchmark).

Como se aprecia, los mejores resultados se alcanzan dentro del rango contenido entre los límites 1,5·ATR y 3,5·ATR. En ese intervalo la rentabilidad anualizada supera en más de 400 puntos básicos a la marcada por el índice de referencia. Estamos hablando de un 4% anual, así que es un rendimiento más que notable. Conceptualmente, estamos diciendo que el empleo de stops de volatilidad (con ese rango de múltiplos) nos permitiría superar al Buy&Hold por más de 4 puntos anualizados en el largo plazo. Ahora ya sabéis por qué me gusta tanto utilizar este tipo de stops en mis estrategias.

Suavizando la rentabilidad de los Stops


Vamos ahora a echarle un vistazo a la misma gráfica que acabamos de ver, pero esta vez aplicándole una suavización a la curva. Esto nos permitirá ver con mayor claridad la tendencia global de los rendimientos y nos servirá para determinar con mayor precisión cuál es el rango de múltiplos que nos va a ayudar a optimizar los resultados de nuestras estrategias. Esto ya lo hemos hecho en otras ocasiones, así que ahora no os debería pillar por sorpresa. Es importante que eliminemos aquellos múltiplos solitarios que han sido favorecidos por causas aleatorias: la idea será quedarnos con aquel rango de valores que, en conjunto, destaque sobre los demás.


En gráfico anterior podemos ver la curva suavizada de rentabilidad obtenida en función del múltiplo de ATR empleado para posicionar nuestro stop. La verdad es que, en esta ocasión, la diferencia no es demasiado relevante con respecto a la curva bruta (en otras ocasiones sí que se observan cambios apreciables). Según se observa, con múltiplos muy bajos los porcentajes son reducidos pero, poco a poco, los resultados van mejorando hasta alcanzar máximos de rentabilidad entre los valores 1,5 y 3,5. A partir de ahí, conforme los múltiplos van creciendo, las plusvalías van disminuyendo hasta casi tocar el cero cuando llegamos al valor 10.

Por lo tanto, a la vista de estos datos, resulta evidente que lo más interesante para nuestras estrategias sería trabajar con stoploss comprendidos entre 1,5·ATR y 3,5·ATR. Con ese rango de stops se lograría la optimización de las rentabilidades de los sistemas. Es interesante comprobar como, cuanto más holgado es el stop, más se aproxima el rendimiento al del Buy&Hold, que es precisamente lo que cabría esperar desde un punto de vista lógico. Del mismo modo, los stops demasiado ajustados tampoco obtienen buenos rendimientos, pues nos fuerzan a abandonar frecuentemente el mercado, con el consiguiente incremento de gastos de transacción.

El mejor Stop según el Ratio de Calmar


Por último, siempre viene bien observar el comportamiento  de la rentabilidad teniendo en cuenta el drawdown de la operativa. Para ello, vamos a registrar la evolución del Ratio de Calmar en función del múltiplo de ATR empleado. Esta curva siempre será mucho más precisa que la que considera únicamente el rendimiento anualizado, pues podemos encontrarnos con sistemas que obtienen una gran rentabilidad pero que, a la hora de la verdad, son imposibles de poner en práctica debido al elevado drawdown en el que incurren. ¿Vosotros trabajaríais con una estrategia que promete un 35% anualizado si observáis que su drawdown máximo es del 70%?


En el gráfico anterior podemos ver la curva que nos muestra el Ratio de Calmar en función del múltiplo de ATR del stop. En líneas generales, el resultado es similar al de los anteriores gráficos. Aunque, eso así, aquí la diferencia entre los mejores rangos y los peores es más acusada. La rentabilidad crece muy rápidamente hasta llegar al entorno de 2·ATR. A partir de ahí, los valores entran en una espiral descendente que se va aproximando progresivamente al 0% y que incluso llega al entorno negativo a partir de 10·ATR.

Es importante que, siempre que nos sea posible, tengamos en cuenta la evolución del drawdown en nuestros análisis de estrategias. Hace algún tiempo, un trader (conocido mio) me presentó un sistema que, como he mencionado más arriba, mostraba un rendimiento del +35% anualizado en un backtesting de 5 años. Al principio quedé impresionado pero, al analizar los datos más en detalle, me di cuenta de que la curva había incurrido en repetidas ocasiones en drawdowns superiores al -70%. Como os podéis imaginar, deseché dicha estrategia: un drawdown de tal magnitud supone caminar constantemente por el filo de la navaja y se traduce en un riesgo de ruina cercano al 100%.


Entonces, ¿cuál es el mejor Stop de Volatilidad?


Entonces, en vista de los análisis anteriores, ya podemos recuperar la pregunta del principio: ¿cuál es el mejor stoploss de volatilidad? Bueno, si tuviésemos que quedarnos con un stop en concreto, los gráficos lo tendrían claro: el múltiplo 2·ATR ha sido el mejor en los 12 activos seleccionados a lo largo de estos últimos 14 años. Obviamente, esto no quiere decir que dicho valor vaya a seguir siendo el mejor en el futuro, pero existen muchas posibilidades de que lo siga haciendo relativamente bien durante la próxima década.

Pero, como ya sabéis, no me gusta escoger valores concretos y me parece mucho más razonable seleccionar rangos óptimos para operar. Si vosotros también sois partidarios de este planteamiento, os diré que los mejores rendimientos a largo plazo se obtienen con stops de volatilidad situados en el rango entre 1,5·ATR y 3,5·ATR. Cualquiera de estos múltiplos nos servirá para batir al benchmark por más de 400 puntos básicos anualizados. Así que, incluyendo este tipo de stop entre las reglas de trading, nuestras estrategias de inversión deberían ser capaces de superar por algo más de un 4% a los índices de referencia.

En esta ocasión, los resultados obtenidos por nuestros análisis no han coincidido exactamente con la regla del 3·ATR de Van Tharp. Aunque, eso sí, hay que decir que tampoco se trata de una propuesta demasiado desencaminada. A pesar de que el mejor dato ha sido el 2·ATR, en realidad, el 3·ATR quedaría dentro de nuestro rango ganador 1,5·ATR - 3,5·ATR. Será decisión de cada trader escoger uno u otro valor concreto, pero los backtesting nos dicen que tanto el 2·ATR como el 3·ATR servirán para incrementar notablemente la rentabilidad anualizada de nuestras estrategias de inversión.


Muchos de vosotros no le daréis la suficiente importancia a lo que hemos hecho aquí hoy. No sólo hemos determinado cuál es el mejor rango de stoploss para nuestra operativa. De por sí eso ya estaría bien pero es que además, tras todos nuestros análisis, lo que hemos conseguido es incrementar nuestra confianza. Antes de este post, es posible que ya estuviésemos empleando el stop 3·ATR, pero seguramente lo estábamos haciendo simplemente porque confiábamos en la palabra de algún gurú. Ahora ya podemos trabajar con stop 2·ATR o stop 3·ATR con la seguridad de que su uso servirá para optimizar nuestra rentabilidad. Y esta confianza será la base de nuestro sistema de inversión cuando, en un futuro, comencemos a sufrir los inevitables drawdowns...

Pues nada, creo que esto es suficiente en relación con lo que tenía que contaros sobre stops de volatilidad. Algunos de vosotros seguramente ya sabíais todo esto, pero al resto espero que os sirva para tomar la mejor decisión a la hora de escoger stoploss para vuestras estrategias. Es una de las reglas de trading más importantes, así que tomaros vuestro tiempo antes de decidirlo...

Saludos.

domingo, 15 de septiembre de 2019

Fuerza Ibex: Conservamos el +14% de rentabilidad

Tras la vuelta de vacaciones, lo primero que debemos hacer es verificar el estado de nuestra cartera y hacer un control de daños. A pesar de las idas y venidas de julio/agosto, la realidad es que la cuenta se encuentra casi exactamente en el mismo punto que hace dos meses. Hemos pasado por uno de esos períodos de bajo volumen en los que no hubiese tenido mucho sentido realizar demasiadas operaciones en el parquet. Ahora sí, durante las próximas semanas tendremos que estar muy atentos a las posibles señales positivas que nos vayan llegando del mercado español.

Fuerza Ibex: Conservamos el +14% de rentabilidad


En nuestro anterior repaso comentábamos que la cartera había alcanzado un nuevo pico de rendimiento (ver post Fuerza Ibex: Alcanzamos el +14% de rentabilidad). Según decíamos, el escenario era prometedor para la continuidad alcista, pero ya puntualizábamos que la clave iba a estar en el comportamiento del SP500 frente al nivel psicológico de los 3.000 puntos. Y bueno, el movimiento del índice americano ha sido similar al de un péndulo. Tras establecer un máximo en los 3.030 puntos, se produjo una fuerte caída que le llevó a marcar un mínimo en 2.770 puntos (un descenso del -9%). Desde ahí ha iniciado una reconstrucción alcista que ha dejado el cierre mensual en 2.980 puntos (una subida del +7%).

En nuestro Ibex, el movimiento de ida y vuelta no ha sido tan acusado. La caída nos llevó desde el nivel 9.460 hasta un mínimo en 8.410 puntos (sí, un desplome del -12%). Pero la subida posterior se ha quedado tan sólo en los 9.000 puntos. Por tanto, vamos a seguir necesitando la ayuda de EE.UU. para continuar recuperando cotas perdidas. Nada nuevo bajo el sol. Por cierto, una vez finalizado agosto, los cierres de los índices mundiales han quedado así: el SP500 acumula una rentabilidad del +15%, el Eurostoxx del +12%, el Nikkei del +5%, el Ibex del 0% y los Emergentes del +2%. En líneas generales se ha perdido algo de fuerza, aunque los mercados directores aguantan el tipo.



En el gráfico anterior podemos ver la evolución tanto de nuestra cuenta como la de su benchmark asociado. La cartera Fuerza Ibex mantiene una rentabilidad acumulada del +14% al cierre de agosto, mientras que el Ibex se queda en un 0% en el ejercicio. A pesar de que no hemos incrementado nuestro rendimiento, la diferencia favorable frente al índice de referencia sube hasta los 14 puntos. La única nota negativa es que seguimos sin alcanzar la rentabilidad objetivo del +15%. En cualquier caso, debemos mantener la calma y no precipitarnos a la hora de operar: todavía nos quedan 4 meses para lograr nuestra meta.

Composición de la cartera Fuerza Ibex


En cuanto a la composición de la cartera, comentar que a finales de julio procedimos a cerrar todas las posiciones que teníamos abiertas. Las operaciones se saldaron de las siguiente forma: Siemens con un -7% (en este activo nos saltó el stoploss), Iberdrola con un -1%, Acciona con un -4% y Cellnex con un +2%. Posteriormente, el deterioro sufrido por el índice Ibex durante la primera quincena de agosto nos ha impedido encontrar buenos setups de entrada. Pero bueno, no pasa nada. Si finalmente se confirma la reconstrucción alcista iniciada hace un par de semanas, ya volverán a aparecer oportunidades de incorporación. Como siempre digo, lo importante es no precipitarse a la hora de identificar el arranque de un nuevo impulso alcista de medio plazo.

Dicho todo lo anterior, el único componente que mantenemos en cartera es el Carmignac Patrimoine con un +1,99% de rentabilidad. Y conservaremos la estructura actual mientras observamos el comportamiento del Ibex frente al nivel 9.300 puntos. Mientras tanto, seguimos conservando los siguientes valores en nuestro radar: Cellnex, Iberdrola, Ferrovial, Acciona y Endesa. Si el mercado mantuviese la fuerza de las últimas sesiones, esos serían los primeros gráficos en los que trataríamos de buscar puntos de entrada.



Tras los movimientos de las últimas semanas, el Ibex está dibujando una gran formación triangular de largo plazo, con la directriz alcista situado en torno al nivel 8.500 puntos y la directriz bajista pasando cerca de la cota 9.300 puntos. Ahora mismo el juego se dirime en ese rango de 800 puntos. Aunque actualmente la inercia es bajista, la realidad es que todo va a depender del comportamiento del mercado norteamericano. El SP500 se encuentra a tan sólo 50 puntos de sus máximos históricos, el nivel 3.030 puntos y todo hace pensar que veremos nuevos máximos en los próximos meses. Sin embargo, no hay que subestimar el nivel psicológico de los 3.000 puntos, así que tendremos que mantenernos muy vigilantes mientras no consigamos superar con claridad dicha cota.

Pues nada, las vacaciones ya son historia y ahora tenemos que centrarnos en septiembre. Lo primero que debemos verificar es si se sigue manteniendo el movimiento alcista iniciado en la segunda mitad de agosto o si, por contra, se reanudan las caídas que ya sufrimos durante el mes de julio. La respuesta la tendremos durante las próximas semanas...

Saludos.

sábado, 14 de septiembre de 2019

Ya estamos de vuelta

Ya estamos de vuelta. Como todo lo bueno, estas vacaciones también se han acabado. Eso sí, me han servido para disfrutar y para desconectar durante varias semanas de los mercados financieros. La verdad es que el trading de corto plazo puede llegar a ser bastante estresante y viene muy bien hacer un parón técnico de vez en cuando. Por lo menos, esa es mi experiencia.


Pues nada, vamos a ir echándole un vistazo a los gráficos para ver si ha cambiado algo durante mi ausencia. Hay que ir entrando poco a poco en la rutina...

¡Se acabaron las vacaciones!

Saludos.


viernes, 2 de agosto de 2019

Cerrado por Vacaciones

Pues nada, como hacemos todos los años por estas fechas, ahora nos vamos a tomar unas semanas de vacaciones para desconectar un poco del día a día. Aunque no lo notemos de forma consciente, la verdad es que la tensión diaria se va acumulando durante todo el año, así que se agradecen estas pausas para descansar.


Aunque lo normal es que durante el mes de agosto no ocurra nada relevante en los mercados financieros, seguiremos leyendo la prensa de vez en cuando por si se produjese alguna noticia importante. Eso sí, la operativa intradía queda prohibida durante las vacaciones.

¡Hasta la vuelta!

Saludos.

 

sábado, 27 de julio de 2019

¿Cuál es la mejor Media Móvil de largo plazo?

La media móvil (ya sea en su versión simple, exponencial o ponderada) es un indicador ampliamente utilizado en las estrategias de inversión actuales, fundamentalmente en aquellas orientadas al largo plazo. De ahí la importancia de tener una idea lo más clara posible de cuáles son los valores que hacen que una MM optimice los resultados de nuestro sistema de trading. Circulan por ahí diversas reglas que nos indican que una determinada MM es mejor que las demás pero, como siempre, no debemos fiarnos de lo que nos digan los grandes gurús y tenemos que hacer nuestros propios deberes. Así que, ¿cuál es, realmente, la mejor MM de largo plazo? A continuación, vamos a tratar de dar respuesta a esta pregunta...

¿Cuál es la mejor Media Móvil de largo plazo?


Cuando vamos a incluir una MM en una determinada estrategia de inversión, es normal que dudemos acerca de cuál debería ser el valor más adecuado para nuestra operativa. No hay nada raro en ello, pues es una decisión que debemos tomar nosotros mismos teniendo en cuenta únicamente nuestra experiencia. Obviamente, si lo que estamos haciendo es replicar la estrategia de otra persona, ahí ya tendremos una regla de trading proporcionada que nos dirá que debemos usar determinado período en la MM. Pero, aún así, lo que estaremos haciendo es confiar en el buen hacer de alguien y nos seguirá quedando la duda de si ese trader efectivamente eligió el valor más adecuado.

Si navegamos un poco por la red, nos daremos cuenta de que existen multitud de sistemas de trading que vienen ya de serie con una determinada MM asociada. Por ejemplo, el sistema Weinstein se apoya en la MMP30 semanal (media móvil ponderada o WMA en inglés), el sistema Horner tiene su base en la MME34 diaria (media móvil exponencial o EMA en inglés) o la estrategia MM55 trabaja fundamentalmente con la MMS55 semanal (media móvil simple o SMA en inglés). Dejando de lado que dichas técnicas utilizan reglas adicionales, nos daremos cuenta de que cada autor ha decidido que un valor concreto es más ventajoso que los demás.


Y sin embargo, también es obvio que todos esos valores seleccionados son distintos. Así que, ¿quién tiene razón? ¿O todos ellos están confundidos? Llegados a este punto, resulta evidente por qué continuamente digo que cada trader debe hacer sus deberes y extraer sus propias conclusiones. Los datos de nuestras pruebas serán tan válidos como los de cualquier gurú. Y como esos resultados han sido obtenidos a partir de nuestros backtesting, la confianza en nuestro sistema será muy superior que si nos limitamos a poner un indicador porque nos lo ha dicho alguien. Como ya sabemos, la confianza será fundamental cuando nuestra operativa esté sufriendo un drawdown...

Buscando la mejor Media Móvil del histórico


Lo que vamos a hacer ahora es tratar de identificar la mejor media móvil mediante nuestros propios backtesting. Para ello, nos vamos a centrar en el histórico de datos del ciclo 2005-2019 y así nuestras conclusiones se obtendrán a partir de la evolución de los mercados durante estos últimos 14 años. Como es habitual, trabajaremos con los activos de la Cartera Pasiva Bolsa & Materias Primas, ya que con ellos cubriremos la evolución diversificada de 12 sectores financieros. De este modo, los resultados estarán respaldados por el comportamiento de 168 ejercicios de diferentes mercados.


Tras el lanzamiento de todos los backtesting necesarios, esta es la curva final generada para los datos del ciclo 2005-2019. La línea azul oscuro se corresponde con los resultados reales y la línea azul claro es una curva suavizada de los mismos. Como se observa, se ha obtenido la rentabilidad anualizada de un abanico de MMS (medias móviles simples) con períodos contenidos en el rango entre 5 semanas y 120 semanas. De esta forma, en líneas generales quedaría cubierta toda MMS que pueda ser utilizada por cualquier estrategia de inversión, ya que sería poco razonable operar con sistemas basados en medias móviles de más de 120 semanas, ¡nada menos que 600 días de operativa!

Y a la vista de este gráfico, ¿cuál sería la mejor media móvil? Bueno, resulta evidente que el indicador que proporcionaría mayor rendimiento sería la MMS de 30 semanas. Dicho de otro modo, el sistema más rentable sería aquel que comprase al cruzar al alza la MMS(30) y que vendiese al perforar a la baja esa misma MMS(30). De hecho, todas las MMS situadas entre 20 y 40 semanas alcanzan una rentabilidad anualizada que acaba superando al benchmark en más de 150 puntos básicos (1,5%) durante el ciclo 2005-2019. Así que, grosso modo, podemos intuir que ese grupo de MMS va a ser el más adecuado para nuestras estrategias de inversión.

Suavizando la rentabilidad de las Medias Móviles


Para evitar la sobreoptimización de los resultados, vamos a echar ahora un vistazo a la curva suavizada de las rentabilidades obtenidas de las medias móviles. Esto nos permitirá fijar la atención en las tendencias globales de las MMS y, de ese modo, evitaremos seleccionar un período que, por algún hecho concreto, se haya visto favorecido en el backtesting. Esto puede parecer innecesario desde el punto de vista de un trader poco experimentado, pero es una validación importante que nunca debemos pasar por alto. Es mejor seleccionar grupos de datos que obtengan resultados consistentes por encima de la media en vez de quedarnos con un período puntual que, de manera aislada, haya alcanzado un resultado excepcional. En este segundo caso, probablemente estemos cayendo en las garras de la sobreoptimización...



En el gráfico anterior hemos reducido al mínimo la opacidad de las rentabilidades de las MMS y hemos oscurecido la curva suavizada generada a partir de dichos datos. De esta forma, ahora podemos observar con claridad cual es la tendencia de las rentabilidades en función de los períodos de las MMS. Eliminando las crestas y valles excesivos, podremos seleccionar con mayor facilidad aquellos grupos de MMS que, con una alta probabilidad, van a maximizar los rendimientos de nuestras estrategias de inversión.

En el gráfico se puede observar un primer máximo de rentabilidad en torno a la MMS de 30 semanas y, tras una caída de la curva, nos encontramos con un segundo pico de rendimiento en torno a la MMS de 90 semanas. Finalmente, a partir de las 100 semanas se aprecia como los resultados caen ostensiblemente. En cualquier caso, las rentabilidades en torno a la MMS(30) son bastante superiores a las existentes en torno a la MMS(90). De hecho, todo el grupo de MMS situado entre las 15 y las 45 semanas tendrá grandes posibilidades de batir al benchmark por más de 150 puntos básicos (1,5%). Así que, para asegurarnos, nuestras estrategias de inversión deberían usar MMS con períodos comprendidos entre las 20 y las 40 semanas.

La mejor Media Móvil según el Ratio de Calmar


A continuación, vamos a revisar estos mismos datos pero incorporando otro importante parámetro a la ecuación: el drawdown. Para ello, vamos a generar la curva con el comportamiento del Ratio de Calmar en función del período de la Media Móvil analizada. Recordemos que el Ratio de Calmar mide el cociente entre la rentabilidad anualizada y el drawdown máximo de la operativa. Por tanto, nos da una idea de lo bien que evoluciona una estrategia de inversión teniendo en cuenta tanto el parámetro de rendimiento como el de drawdown. Cuanto mayor sea el ratio y más se aproxime al nivel 100% (o incluso supere ese umbral), mejor será el sistema de trading estudiado.


En la imagen anterior podemos ver la curva del ciclo 2005-2019 con los resultados del Ratio de Calmar en relación con el período (en semanas) de la Media Móvil. En líneas generales, podemos ver que el gráfico es bastante similar al visto anteriormente (y que hacía referencia únicamente a la rentabilidad). Como se observa, el ratio bascula entre un límite inferior del 0% y otro superior del 25%. Según lo indicado anteriormente, un ratio del 25% significa que la estrategia de inversión ha obtenido una rentabilidad anualizada cuyo valor es igual a la cuarte parte del valor alcanzado por el drawdown máximo.

En este gráfico también se aprecia que los mejores resultados (ratios más altos) se alcanzan en el entorno de la Media Móvil de 30 semanas. Solamente en sus proximidades podemos contemplar ratios con valores superiores al 15%. Conforme más nos alejamos de la MMS(30), tanto en períodos crecientes como decrecientes, los resultados van empeorando progresivamente. De hecho, vemos como el ratio cae notablemente tanto con MMS inferiores a las 10 semanas como con MMS superiores a las 100 semanas. No hay mucho más que decir...


Entonces, ¿cuál es la mejor MMS de largo plazo?


Una vez revisados los backtesting anteriores, toca hacerse de nuevo la pregunta que nos planteamos al comienzo del post: ¿cuál es la mejor media móvil de largo plazo? Pues bien, en función de los resultados obtenidos, la respuesta lógica es la media móvil de 30 semanas. O más concretamente, la MMS(30), ya que hemos estado trabajando con medias móviles simples. Después de todo nuestro estudio, no me queda más remedio que reconocer que algo de razón tienen aquellos que pregonan las bondades de la media móvil de 30 semanas.

Tip: Aquí podéis echar un vistazo al Sistema MM30 semanal de Largo Plazo

En cualquier caso, la realidad es que cualquier MMS comprendida entre las 20 y las 40 semanas sería una buena candidata a formar parte de las reglas de nuestro sistema de trading. Con todas ellas seremos capaces de batir al benchmark por más de un 1,5% de rentabilidad anualizada. Aunque, eso sí, con la MMS(30) dicha diferencia se podría incrementar hasta los 200 puntos básicos. Resulta evidente que, trabajando con ese rango de semanas, nuestra operativa contará con ese "edge" que siempre estamos buscando para nuestras estrategias de inversión.

Conviene recordar que los backtesting realizados para el ciclo 2005-2019 estaban orientados a obtener la mejor Media Móvil simple. Sería interesante realizar este mismo proceso tanto para las MM exponenciales como para las MM ponderadas y comparar los resultados con los gráficos mostrados en este post. ¿Qué variante de Media Móvil alcanzará la mayor rentabilidad? ¿Será de nuevo el período de 30 semanas el óptimo? Obviamente, hoy ya no tenemos tiempo para más, así que dejaremos dicho análisis para un futuro post.


Aunque los resultados obtenidos no son excesivamente sorpresivos, es importante que nos acostumbremos a chequear los datos por nosotros mismos. En esta ocasión no nos hemos encontrado con nada extraño, pero os puedo asegurar que hay por ahí otros indicadores cuyos backtesting muestran resultados nada positivos. De cualquier manera, si ahora (tras realizar nuestros deberes) nos decidiésemos a trabajar con la MMS(30) lo haríamos con mucha mayor seguridad que si simplemente hubiésemos puesto toda nuestra confianza en la estrategia de este o aquel gurú del trading. Y dicha seguridad es imprescindible si queremos sobrevivir a los drawdowns que nos iremos encontrando por el camino...

Pues nada, eso es todo lo que había que comentar con respecto a las Medias Móviles simples. Espero que lo comentado nos sirva para hacernos una idea de cuál es la mejor MMS que podemos incorporar a nuestro sistema. A pesar de todo lo indicado, como ya sabéis, la decisión final es vuestra.

Saludos.

jueves, 18 de julio de 2019

Fuerza Ibex: Alcanzamos el +14% de rentabilidad

Una vez cerrado junio, ya podemos analizar lo ocurrido durante estas últimas 4 semanas. La verdad es que la cosa no nos ha ido demasiado mal y las compras realizadas a lo largo de este mes han dado bastante buen resultado. En cualquier caso, debemos seguir teniendo en cuenta que el mercado doméstico se encuentra relativamente lateral y que, por tanto, va a resultar complicado conservar este ritmo ascendente durante los meses de verano. Lo mejor es evitar la ansiedad por las plusvalías y tratar de no perder lo ganado durante las semanas de baja volatilidad que se avecinan.

Fuerza Ibex: Alcanzamos el +14% de rentabilidad


En el anterior repaso comentábamos que nuestra plusvalía había vuelto al +9% y que ese era un buen momento para replantearse las cosas (ver post Fuerza Ibex: Nos plantamos con +9% de rentabilidad). De hecho, procedimos a cerrar todas las posiciones que teníamos abiertas en ese momento y nos dispusimos a observar los toros desde la barrera. En aquel momento el mercado estaba mostrando gran debilidad, con el Ibex cayendo por debajo de los 9.000 puntos, y eso nos hizo mostrar cierta prudencia a la hora de analizar el escenario español.

Sin embargo, la realidad es que el comportamiento en junio ha sido más que aceptable. El Ibex marcó un mínimo en los 8.900 puntos y, desde ahí, inició un rebote que le llevó hasta el nivel 9.430 puntos. Así que el mercado doméstico, sin llegar a estar del todo bien, tampoco estaba tan mal como pensábamos y eso nos ha animado a ir incorporando algunos valores a nuestra cartera.  Por cierto, los cierres de los índices mundiales han quedado así: el SP500 acumula una rentabilidad del +18%, el Eurostoxx del +15%, el Nikkei del +11%, el Ibex del +6% y los Emergentes del +9%.


En el gráfico anterior podemos ver la evolución comparada de nuestra cuenta y de su benchmark. La cartera Fuerza Ibex ha cerrado el primer semestre con una rentabilidad acumulada del +14%, frente al +6% que marca el índice Ibex. Eso supone una diferencia a nuestro favor de nada menos que 8 puntos, probablemente una de las mayores distancias alcanzadas durante los 5 años de vida de la estrategia. A día de hoy, por tanto, nos encontramos a un único punto de alcanzar el objetivo anual establecido en el +15%. Todavía quedan muchos meses por delante, pero no está nada mal encontrarse en esta situación en el ecuador del ejercicio.

Composición de la cartera Fuerza Ibex


En cuanto a la composición de la cartera, ya hemos indicado más arriba que hemos realizado algunos cambios. En concreto, durante las caídas de la segunda quincena de junio hemos ido incorporando los siguientes valores a nuestra estrategia: Acciona en 96,60 euros, Cellnex en 33,00 euros, Iberdrola en 8,63 euros y Siemens en 14,80 euros. Por ahora nos parece suficiente, pero eso no significa que nos vayamos a parar aquí. Si durante las próxima semanas continuamos viendo oportunidades en el mercado, seguiremos realizando algunas compras adicionales. Recordad que comenzamos el año con 20.000 euros en la cuenta y, como podéis observar, actualmente el capital se ha incrementado hasta los 22.860 euros.

Dicho todo lo anterior, los componentes actuales de la cartera son los siguientes: Acciona con un -1% (stop 86,90), Cellnex con un -1% (stop 29,70), Iberdrola con un -1% (stop 7,76) y Siemens con un -1% (stop 13,30). El resto del capital lo dejamos posicionado en el fondo Carmignac Patrimoine, tal y como hicimos el mes pasado. Junto a las compras realizadas, los valores que mantenemos en nuestro radar son Ferrovial, Endesa y Aena. Si la mejoría continúa durante las próximas semanas, probablemente incorporemos alguno de ellos a nuestra cartera.


Durante el mes de julio lo importante será comprobar si los mercados europeos mantienen su intento de reconstrucción alcista. Aunque el Ibex se ha quedado en un modesto +5% de subida, el Eurostoxx ha completado un rally del +9%. El escenario es prometedor. Eso sí, nos guste o no, la confirmación dependerá también del comportamiento de los índices norteamericanos. El SP500 marcó un mínimo en junio en los 2.720 puntos y el rally posterior le ha llevado hasta el nivel psicológico de los 3.000 puntos, un espectacular movimiento del +10%. Sólo el tiempo dirá si los 3.000 puntos son el final del camino o sólo una estación más, pero no nos quepa duda de que los parquets del viejo continente se verán afectados por el comportamiento del SP500 en estos máximos históricos.

Pues nada, eso es todo lo que había que contar acerca de junio. El primer semestre ya es historia y ahora toca enfrentarse al verano financiero. Es fundamental que la baja volatilidad no nos haga confiarnos, ya que cualquier manipulación del mercado en nuestra contra podría hacernos incurrir en grandes pérdidas en tan sólo unas semanas.

Saludos.

sábado, 29 de junio de 2019

¿Rebalanceo mensual o Rebalanceo semanal?

Esta parece ser una de las primeras preguntas que se hace todo inversor al poner en marcha una nueva estrategia semiautomática. Obviamente, la revisión mensual nos va a liberar de trabajo, sobre todo cuando estamos hablando de sistemas que vamos a utilizar de forma indefinida. Sin embargo, también es cierto que el rebalanceo semanal nos quita algo de presión psicológica pues, ante una caída de los mercados, no tendremos que esperar un mes completo antes de tomar medidas correctoras. En cualquier caso, la pregunta clave es: ¿con qué frecuencia estaríamos perdiendo mayor rentabilidad a largo plazo?

¿Rebalanceo mensual o Rebalanceo semanal?


La verdad es que no pensaba que se tratara de una cuestión tan importante. Sin embargo, a lo largo del año pasado he recibido varias consultas de lectores que me preguntaban si para tal o cual sistema era mejor usar rebalanceo mensual o semanal. Releyendo mis post, es cierto que en algunas estrategias de inversión he propuesto revisión semanal mientras que en otros la regla era el rebalanceo mensual. Quizás ha sido esta divergencia la que ha provocado confusión, ya que aparentemente no he seguido una directriz única a la hora de establecer el criterio de rebalanceo.

En líneas generales, tengo que decir que la frecuencia de rebalanceo la he seleccionado en mis estrategias en función del volumen de operaciones generadas. Me explico. Si la estrategia no genera demasiados movimientos, no tengo ningún problema en establecer un rebalanceo semanal para mantenerme lo más cercano posible a la evolución del mercado. Sin embargo, si el sistema de inversión genera gran cantidad de operativas de entrada/salida, entonces prefiero trabajar con un rebalanceo mensual ya que, en caso contrario, los costes de operación se comerían gran parte de los beneficios acumulados.


Explicado lo anterior, las preguntas de los lectores me han hecho plantearme si mi razonamiento acerca de la selección de la frecuencia tiene una base estadística correcta. Para verificar este punto, vamos a realizar algunos backtesting sobre diversas estrategias cambiando entre rebalanceo mensual y rebalanceo semanal. De esta forma podremos extraer conclusiones estadísticas que nos certifiquen qué frecuencia es la más rentable a largo plazo. Una vez conocido dicho dato, cada inversor tendrá que valorar también el aspecto psicológico antes de decantarse por una alternativa o por otra. ¡Vamos con ello!

Tip: Aquí puedes echarle un vistazo a los distintos Tipos de Inversiones Financieras

Rebalanceo en la estrategia de inversión 5-ATR


En primer lugar, vamos a trabajar con la estrategia de inversión 5-ATR, un sistema de largo plazo del que ya hemos hablado en repetidas ocasiones en el blog. Por un lado, vamos a calcular la curva de las rentabilidades obtenidas en función del ATR si operamos con un rebalanceo mensual. Por otro lado, lanzaremos los mismos backtesting pero ahora con un rebalanceo semanal (sin cambiar ningún otro parámetro, muy importante). Esto nos permitirá comparar ambos resultados y determinar cuál sería la curva más adecuada para nuestros intereses.
 

En la imagen anterior tenemos los datos comparados de ambas alternativas: en azul tenemos el rebalanceo mensual y en rojo el rebalanceo semanal. Mencionar que los resultados obtenidos se corresponden a la aplicación de la estrategia sobre la Cartera Pasiva Bolsa & Materias Primas (compuesta por 12 ETFs relevantes pertenecientes a diferentes sectores productivos). A simple vista, parece evidente que la curva azul genera mejores resultados que la curva roja o, dicho de otro modo, que es mejor trabajar con revisión mensual de activos.

Aunque hay ciertos puntos en los que el resultado se invierte, en líneas generales el rebalanceo mensual obtiene un promedio de entre 110 y 160 puntos básicos adicionales de rentabilidad anualizada. Esto significa que el empleo del rebalanceo semanal podría hacernos perder hasta un 1,6% de rendimiento anualizado a largo plazo. Por tanto desde un punto de vista estadístico (sin tener en cuenta sesgos psicológicos), lo más razonable sería trabajar con revisiones mensuales aunque eso nos suponga un sufrimiento adicional durante los períodos de caídas de mercados.

Rebalanceo en la estrategia de inversión MM55


Pasamos ahora a realizar el proceso anterior, pero esta vez con la estrategia de inversión MM55 (otra vieja amiga del blog). Volvemos a lanzar los backtesting con rebalanceo mensual y con rebalanceo semanal, y de nuevo comparamos resultados. La idea es verificar si la pauta extraída anteriormente se sigue produciendo al cambiar de sistema o si, por contra, ahora es más rentable operar con la revisión semanal. A pesar de nuestras creencias, como ya sabemos, es importante que comprobemos estadísticamente cómo son las curvas generadas en cada caso.


En el gráfico anterior podemos ver los resultados de aplicar la estrategia en el ciclo 2005-2019 sobre la Cartera Pasiva Bolsa & Materias Primas. De nuevo, la curva azul se corresponde con el rebalanceo mensual y la curva roja con el rebalanceo semanal. Con un simple vistazo podemos decir que la revisión mensual ha sido más rentable que la mensual durante estos últimos 14 años. Dicen que "rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras". Es cierto, pero la realidad es que (evaluando ciclos Guinart básicos de 20 años) suelen orientarnos bastante bien acerca de cuál va a ser el comportamiento de las estrategias durante los próximos años...

Entrando más en detalle, podemos observar que el rebalanceo mensual bate al rebalanceo semanal por un rango situado entre 100 y 140 puntos básicos. Así que, desde un punto de vista estadístico, la revisión mensual podría hacernos incrementar la rentabilidad anualizada en un 1,4%. No es que sea una diferencia abismal, pero a largo plazo puede ser importante: en una cuenta de 100.000 euros invertida durante 20 años la distancia final podría ser de casi 60.000 euros. En cualquier caso, tendrá que ser cada inversor el que decida si su tranquilidad psicológica vale 1,4 puntos anualizados o no...

Rebalanceo en la estrategia de inversión ROC6


Finalmente, vamos a echar un vistazo al comportamiento de la estrategia de inversión ROC6 (basada en el momentum a 6 meses). Nada nuevo con respecto a los dos casos anteriores. Vamos a ejecutar los backtesting tanto con rebalanceo mensual como con rebalanceo semanal y a comparar sus resultados en el gráfico de salida. Básicamente, lo que queremos es confirmar los patrones obtenidos con los sistemas anteriores, cosa que nos permitiría extraer un comportamiento homogéneo en todas las operativas. En cualquier caso, no adelantemos acontencimientos y dejemos que sean los datos extraídos de nuestros test los que nos hablen...


En la imagen anterior podemos ver los resultados en el ciclo 2005-2019 obtenidos mediante la aplicación de la estrategia sobre la Cartera Pasiva Bolsa & Materias Primas. Aunque están más ajustadas que en los casos anteriores, aquí todavía seguimos viendo a la curva azul por encima de la curva roja. Eso significa que el rebalanceo mensual sigue siendo más rentable (aunque por poco) que el rebalanceo semanal. En cualquier caso, hay que poner de manifiesto que no estamos hablando de rendimientos de gran magnitud.

De hecho, si observamos los datos en detalle, podemos observar que el rebalanceo mensual bate al rebalanceo semanal por un rango situado entre 100 y 130 puntos básicos. Es decir, en esta ocasión la revisión mensual solamente nos serviría para incrementar nuestra rentabilidad anualizada en un 1,3%. Como vemos, no hablamos de cifras espectaculares, sino de de ir acumulando "granito a granito" a lo largo de amplios períodos de tiempo. Y, por supuesto, habría que valorar si merece la pena esa mínima diferencia a cambio del incremento de tensión psicológica que nos va a suponer mantener posiciones en caída durante varias semanas.

Entonces, ¿Rebalanceo mensual o semanal?


En vista de los resultados anteriores, y teniendo en cuenta consideraciones puramente estadísticas, la realidad es que lo más sensato sería utilizar revisiones mensuales en nuestras estrategias de largo plazo. En líneas generales, usando el plazo mensual podríamos incrementar nuestra rentabilidad anualizada en un promedio situado en el rango entre 100 y 160 puntos básicos. Y habría que tener cuenta, además, que estaríamos consiguiendo ese 1,6% adicional con menos dedicación por parte del inversor, ya que no es lo mismo realizar una única revisión mensual que cuatro.

Sin embargo, si analizamos estos datos desde un prisma psicológico, tendremos que considerar que produce mayor ansiedad esperar un mes para revisar la cuenta que tener la posibilidad de analizar su evolución semanalmente. Y esto se nota especialmente durante las fases bajistas de las estrategias. Hay que tener nervios de acero para conservar el estómago intacto cuando una operativa está incrementando su drawdown y nuestro sistema de rebalanceo sólo nos permite tomar medidas correctoras una vez al mes.

Personalmente, en general suelo emplear rebalanceo semanal con los sistemas de inversión, siempre y cuando los costes de transacción de la operativa me lo permitan. Si dichos costes superan un determinado umbral, ya me suelo inclinar por el rebalanceo mensual pues, en caso contrario, estaremos añadiendo un lastre demasiado elevado a la rentabilidad final de la cartera. Dicho esto, os puedo asegurar que es mucho más cómodo psicológicamente realizar revisiones semanales que mensuales. En el primer caso, podremos adoptar medidas correctoras con la mayor celeridad posible.

Por tanto, cada inversor deberá valorar si posee la suficiente madurez psicológica como para soportar esta ansiedad extra a cambio de ganar 100 - 160 puntos básicos adicionales de rentabilidad anualizada. Si os sentís con fuerzas, la recomendación será usar la revisión mensual ya que la diferencia de capital se irá notando a largo plazo. Por contra, si no estáis muy seguros de vuestra fortaleza mental, lo mejor será emplear la revisión semanal y ceder ese porcentaje adicional a cambio de dormir con mayor tranquilidad durante todos esos años de nuestra vida. Llegados a este punto, la decisión es vuestra...

Pues nada, eso es todo lo que quería comentar con respecto al tema del rebalanceo de las estrategias de largo plazo. Espero que los backtesting os sirvan para tomar la decisión más adecuada con respecto a vuestra cuenta de trading. Al fin y al cabo, eso es lo más importante...

Saludos.

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...