EL TAMBOR DE LA BOLSA - Trading en los Mercados Financieros desde 2007

martes, 6 de noviembre de 2012

Exito de las operativas tendenciales

Mucho se habla de las estrategias tendenciales y de que son el camino más directo para hacer dinero en la bolsa. Es algo comúnmente aceptado entre todos los traders, ya sean profesionales o aficionados. Pero, ¿hay algo de verdad tras dicha afirmación? ¿Es cierto que las estrategias tendenciales son rentables a largo plazo?

A este respecto, se han realizado muchos estudios con los diferentes derivados cotizados en los mercados de Futuros. Sobre todo con Indices bursátiles, Materias primas, Metales y Bonos (las Acciones están menos estudiadas en este caso, ya que la operativa con ellas es menos ágil que con los futuros).

Primero se han de definir las premisas para ejecutar estos estudios. El inicio de las operativas debe partir de un setup que dé lugar a un movimiento tendencial: por ejemplo, nos valdría con operaciones generadas por rupturas de resistencias, de directrices o de máximos de N sesiones. También se podrían considerar válidos los apoyos en medias móviles o en líneas de tendencia.



Otro factor importante a la hora de obtener resultados es la elección del stoploss a aplicar en dichas operaciones. Se podría usar un stop muy ajustado o, por contra, decidir trabajar sin stoploss. En general, suele considerarse aceptable la utilización de un stop que doble la volatilidad del activo (es decir, de dos veces el ATR del activo considerado).

Finalmente, hay que decidir cuál es el riesgo que vamos a asumir en cada operación. Lo normal suele ser asumir un riesgo máximo por operación de un 2% de la cartera. Pocos sistemas van más allá, pues con riesgos superiores se suele acabar cancelando la cuenta a largo plazo.

Por tanto, con estas premisas, ya se estaría en condiciones de realizar un estudio tendencial. En uno de ellos, bastante estándar, se analizó el mercado de futuros durante un período de 20 años. Como resumen, se determinó que se hubiesen obtenido 1.850 operaciones ganadoras y 3.750 operaciones perdedoras. O, lo que es lo mismo, un 33% de operativas ganadoras y un 67% de operativas perdedoras.



Este resultado encaja con una de las pautas que se suele asociar a los sistemas tendenciales. Esto es, que sólo 1 de cada 3 operativas suele acabar con beneficios; las otras 2 terminarán en pérdidas. Por tanto, la idea que subyace en los sistemas tendenciales es que con la operación ganadora se deben obtener beneficios suficientes para cubrir las minusvalías de las otras 2 operaciones perdedoras.

Por tanto, ya tenemos claro que el porcentaje de éxito de un sistema tendencial es muy bajo. Con este dato, parece poco probable que se puedan obtener beneficios económicos. Pero, ¿realmente fallan a largo plazo? ¿o, de algún modo, es posible generar plusvalías con un sistema que únicamente tiene un 33% de éxito?

En futuros post nos centraremos en ese debate y trataremos de dilucidar si realmente estos sistemas con bajo éxito pueden obtener beneficios o si, por contra, se trata de estrategias condenadas al fracaso.

Saludos.

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...