EL TAMBOR DE LA BOLSA - Trading en los Mercados Financieros desde 2007

sábado, 11 de junio de 2016

Invertir en Petróleo o invertir en Bolsa (y 2)

Hace algunas semanas comenzamos a examinar una comparativa entre la inversión en Petróleo y la inversión en bolsa (tanto en España como en otros lugares del mundo). La idea era tratar de determinar dónde sería más recomendable ubicar nuestro capital, tanto en términos de rentabilidad como de volatilidad. Para ello, la propuesta del blog era partir del estudio de la evolución histórica de dichos activos durante los últimos 20 años.

En la primera parte del post estuvimos revisando los ciclos de largo plazo y de medio plazo (ver post Invertir en Petróleo o invertir en Bolsa - 1). Hoy examinaremos el ciclo de corto plazo del mercado energético. Y, para cerrar el estudio, comentaremos cuál ha sido el comportamiento del drawdown tanto para el Petróleo como para la bolsa. Vamos con ello.

¿Invertir en Brent fue mejor a corto plazo?


Ahora toca revisar el gráfico de más corto plazo. Para ello, nos vamos a centrar en el ciclo 2011-2016 y ver el comportamiento del crudo durante los últimos 5 años. Básicamente, lo que queremos ver es si se confirman las conclusiones extraídas durante los períodos de medio/largo plazo o si, por contra, algo está cambiando en el mercado en tiempos recientes. Vamos con ello.

Comparativa entre Petróleo, Bolsa y Bonos a corto plazo (2011-2016)

En el gráfico anterior, nada nuevo. Tenemos, al igual que en los dos casos anteriores, las curvas del Brent, de los Bonos españoles a 10 años y de diversas Bolsas. Los resultados durante estos 5 años han sido las siguientes. El crudo cerró el período con una minusvalía del -54%, mientras que los Bonos alcanzaron un rendimiento del +17%. Por lo que respecta a los mercados bursátiles, el SP500 TR cerró con una rentabilidad del +71%, el Ibex TR con un +14% y el MS Emergentes TR con un -22%. Finalmente, comentar que el IPC se quedó en torno a un +3%.

Desde un punto de vista anualizado, los resultados quedarían traducidos del siguiente modo. Primero, las malas noticias. En el período 2011-2016 el Crudo habría obtenido una minusvalía del -15% anualizado. En cuanto a la renta fija, los Bonos españoles a 10 años se quedaron en un rendimiento del +3%. Por lo que respecta a las Bolsas, el SP500 TR alcanzó un sobresaliente +11%, el Ibex TR un moderado +2% y el MS Emergentes TR un -5%. En paralelo, la inflación durante este ciclo se quedó en torno a un 0% anualizado.

Los resultados que se pueden extraer de este gráfico son significativos. En los últimos 5 años hubiese sido mucho mejor invertir en Bolsa que invertir en Petróleo (+11% frente a -15% anualizado). Se nota que los mercados bursátiles ya han dejado atrás la crisis inmobiliaria de 2008 y que, sin embargo, la crisis del Petróleo de 2014 todavía está en pleno apogeo. De hecho, invertir en Bonos también hubiese sido más rentable que la inversión en Crudo.


Por tanto, en relación con el Petróleo las conclusiones a 5 años siguen siendo las mismas que a medio y a largo plazo: invertir en el Brent hubiese sido una decisión mucho peor que la de invertir en Bonos o Bolsa. De hecho, a corto plazo la diferencia a favor de las Bolsas ha sido mucho mayor que en los ciclos anteriores. Obviamente, este escenario ha sido causado por la crisis del Petróleo de 2014. Pero bueno, en resumidas cuentas, la consecuencia es que tenemos que seguir manteniendo la afirmación que hicimos anteriormente: el Petróleo sirve para especular pero no para hacer un Buy&Hold a largo plazo.

Un vistazo al Drawdown en Petróleo y Bolsa


La verdad es que, una vez repasados los 3 gráficos anteriores, las conclusiones son devastadoras para la inversión en Petróleo a largo plazo. Si alguna vez las tuve, desde ahora mismo ya se me quitaron las ganas de manejar los mercados de materias primas del mismo modo que los mercados de acciones. No es solamente que el Crudo lo haya hecho peor que las Bolsas, es que también lo ha hecho peor que los Bonos. Así que, ya sabéis, el oro negro lo reservamos para especular, nada de Buy&Hold con él.

De todas formas, me gustaría ahora dedicar algo de tiempo a la revisión del drawdown comparado de los activos que hemos estado viendo a lo largo del artículo. Viendo la rentabilidad anualizada alcanzada por cada uno de ellos, ya sabemos que el Petróleo no va a salir bien parado. Pero bueno, siempre me gusta echarle un vistazo a este parámetro, así que hagamos algunos cálculos adicionales para cerrar el estudio de hoy. Recordad: cuanto menor sea el drawdown (en valor absoluto), mejor para nosotros.

A continuación, paso a detallar brevemente cuáles son las conclusiones que se pueden extraer, con referencia al drawdown, de cada uno de los plazos tratados.



- Ciclo 20 años (1996-2016): Mirando a los gráficos anteriores, se puede apreciar que en el ciclo de 20 años el drawdown del Petróleo fue del -68%. Por lo que respecta a las Bolsas, el drawdown del SP500 TR fue del -41%, el del Ibex TR del -47% y el de los Emergentes del -55%. En cuanto a los Bonos, este parámetro se quedó en 0%. En cualquier caso, con referencia a la Bolsa o al Brent, estamos hablando de valores muy elevados y difíciles de soportar para una cuenta de inversión promedio.

- Ciclo 10 años (2006-2016): En cuanto al ciclo de 10 años, la verdad es que la foto no cambia demasiado. El drawdown del Crudo sigue siendo del -68%. Mientras tanto, el SP500 TR se quedó en un -41%, el Ibex TR en un -38% y los Emergentes en un -55%. Junto a ellos, el drawdown de los Bonos fue del 0%. Al igual que en el caso anterior, seguimos hablando de porcentajes muy altos para una década de inversión.

- Ciclo 5 años (2011-2016):  Por lo que respecta al ciclo de más corto plazo de 5 años, aquí la cosa sigue en la misma línea. En esta ocasión el drawdown del Brent continúa fijado en el -68%. En cuanto a las Bolsas, el del SP500 TR es del -10%, el del Ibex TR del -12% y el de los Emergentes del -23%. Por otra parte, el drawdown de los Bonos vuelve a estar en 0%. A más corto plazo, por tanto, ya podemos ver que la de las Bolsas es una caída desde máximos mucho más controlada que la del Petróleo.


Así que, una vez revisados los ciclos de inversión, la idea queda bastante clara. El drawdown del Brent es superior al drawdown de las Bolsas, tanto en plazos largos como en plazos cortos. De hecho, a 5 años la diferencia entre ambos activos se hace más evidente que nunca. Esto es debido a que la crisis del petróleo de 2014 aún está muy reciente, mientras que la última gran crisis de los mercados bursátiles, allá por el año 2008, ya comienza a quedar en el olvido. En cualquier caso, estamos hablando de un drawdown inasumible para cualquier tipo de estrategia de inversión.

Conclusiones para invertir en Crudo


Después de todos los puntos analizados en el estudio, yo creo que hay una idea central que podemos sacar en claro. En general, la rentabilidad anualizada de las Bolsas va a ser superior a la del Petróleo, sobre todo si nuestro horizonte es de largo plazo. Además, lo más relevante es que con los mercados bursátiles conseguiríamos mejor rendimiento con un drawdown más controlado.


Por tanto, a la vista de todos estos datos, ¿qué sería lo más recomendable? ¿invertir en Bolsa o invertir en Petróleo? En realidad, aquí no habría mucha discusión. Todos los gráficos analizados coinciden en comunicarnos que vamos a obtener muchas más plusvalías si nos posicionamos en los mercados bursátiles. A largo plazo no hay forma de rebatir esta conclusión.

En general, la mayoría de los sistemas de gestión pasiva de carteras suelen ignorar el Petróleo. Normalmente, se suele incluir ponderación en Bolsa, en Bonos, en Bienes Inmuebles y, en algunos de ellos, incluso en Metales. Pero rara vez nos encontraremos con una estrategia que nos pida dedicar una parte de nuestra cuenta de largo plazo a la inversión en Brent. Ahora, una vez vistos los gráficos anteriores, sabemos la razón de que esto sea así.

Llegados a este punto, quiero recalcar que aquí estamos comparando un Buy&Hold sobre la Bolsa con un Buy&Hold sobre el Brent. Por supuesto, al igual que hay sistemas de trading específicos para el mercado bursátil, también existen estrategias de inversión orientadas al mercado de materias primas energéticas. Si las aplicamos bien, lo más normal es que dichas estrategias nos permitan superar ampliamente la rentabilidad anualizada del Petróleo en las últimas dos décadas (+4%). Os animo a que echéis un vistazo a las que ya hemos presentado en el blog.



Comentar que en el estudio del post nos hemos centrado en los precios del Brent, que es el petróleo extraído en el Mar del Norte. Sin embargo, las conclusiones serían extrapolables al WTI (West Texas Intermediate), que es el petróleo producido en Texas. Las diferencias entre ambos gráficos son reducidas y, por tanto, no merecería la pena dedicar otro artículo a analizar los resultados del crudo norteamericano.

Pues nada, eso es todo lo que quería comentaros con respecto a este tema. Espero que os sirva de ayuda a la hora de decidir si queréis invertir en Petróleo o en alguna otra materia prima energética. En cualquier caso, al menos os valdrá para aprender algo más sobre estos tipos de inversiones...

Saludos.

1 comentario:

Petróleo dijo...

Gran artículo. 100% recomendable. Os sigo!

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...