EL TAMBOR DE LA BOLSA - Trading en los Mercados Financieros desde 2007

jueves, 31 de julio de 2014

Drawdown en los sistemas tendenciales

Uno de los puntos críticos con el que tiene que enfrentarse todo trader seguidor de tendencias es el tratamiento de los drawdowns de su estrategia. De hecho, el principal motivo que obliga al inversor promedio a abandonar el seguimiento de un determinado sistema de trend following suele ser un drawdown elevado.

Normalmente, cuando alguien elige un sistema de seguimiento de tendencias para operar, lo hace porque ha observado que su rentabilidad anualizada durante los últimos años ha sido notable (o sobresaliente). Esto vale tanto si se trata de un sistema automático como si hablamos de otro que vamos a aplicar de forma discrecional.

Por ejemplo, si elegimos una estrategia que lleva promediando un +40% anualizado durante los últimos 3 años, lo único que esperamos es pasar a recoger nuestro +40% de beneficios dentro de 12 meses. Desgraciadamente, la mayoría de los inversores abandonará el seguimiento de dicho sistema en cuanto vea, unos meses después, que su capital ha disminuido en un -20%.



En el gráfico anterior hemos seleccionado una de nuestras estrategias de trend following que mejor se comportó durante el año pasado. En este caso se trata de un sistema discrecional (no automático) que cerró el año con una espectacular rentabilidad del +74%. Cualquiera que viera este resultado probablemente no dudaría en incorporar el sistema a su cartera.

Sin embargo, es muy fácil tomar esa decisión mirando únicamente el resultado final. El problema es que la curva de rentabilidad de los sistemas no sigue una progresión constante. De hecho, si seleccionamos el sistema anterior, ¿qué ocurriría si, 3 meses después, vemos que nuestra cuenta está sufriendo un desplome del -23% (porcentaje que constituyó el drawdown del sistema durante el año pasado)? ¿Seríamos capaces de seguir operando en base a las señales de dicha estrategia? Salvo que tengamos un gran confianza, forjada a base de operar muchos años con ella, posiblemente no.

Por tanto, lo más probable es que dejásemos de seguir el sistema y cerrásemos el ejercicio con un -23% de pérdidas. Sin embargo, si hubiésemos seguido operando, la curva se habría recuperado y habríamos finalizado con un +74%, tal y como ocurrió el año pasado. La diferencia entre aguantar el drawdown o no, en este caso, se corresponde con la diferencia entre obtener una plusvalía del +74% o sufrir unas pérdidas del -23%. Simplemente espectacular...



Así que, si vamos a operar con estrategias tendenciales, no nos quedará más remedio que asumir que vamos a sufrir importantes drawdowns por el camino. Tendremos que verlos como un coste que hay que pagar a cambio de obtener unos buenos rendimientos anualizados. Por contra, si no estamos dispuestos a asumir drawdowns anuales superiores al 20%, entonces los sistemas de trend following no son para nosotros y tendremos buscar otro tipo de estrategias para acercarnos al mercado.

Los sistemas tendenciales suelen obtener buenos rendimientos anualizados durante los períodos en los que se comportan correctamente (otro día hablaremos de por qué dejan de funcionar durante determinadas épocas). Sin embargo, su punto débil suelen ser los elevados drawdowns que sufren por el camino antes de alcanzar esas grandes rentabilidades.

Lo principal es tener la certeza de que hemos elegido un sistema tendencial sólido y con un buen historial. Si nuestra intención es usarlo a largo plazo, deberíamos tener acceso a la evolución del mismo durante los últimos 20 años (en cambio, si la idea es operar en frames intradiarios, entonces nos bastará con analizar su comportamiento durante los últimos 5 años). Una vez tengamos constancia de que nos hayamos ante un sistema consistente, entonces tendremos que seguirlo mientras los mercados sean tendenciales. Y ejecutaremos sus señales, contra viento y marea, aunque estemos sufriendo un drawdown del 25%. Esta es la única forma de ganar dinero con la estrategias tendenciales.



Nosotros somos grandes defensores de los sistemas de trend following. De hecho, muchas de nuestras operativas se apoyan en estos tipos de estrategias. Pero también somos conscientes de que no son adecuadas para todos los perfiles, ya que muchos traders no serían capaces de continuar trabajando con ellas tras sufrir un -25% de caída. Y, desgraciadamente, ese sería el peor momento para dejar de operar con un sistema tendencial. Así son las cosas en los mercados financieros...

Pues nada. Esperamos que, al menos, os hayáis quedado con la idea central del post: los sistemas tendenciales son muy rentables, pero hay que aprender a convivir con los elevados drawdowns que llevan asociados. Con eso nos basta.

Saludos.

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...