EL TAMBOR DE LA BOLSA - Trading en los Mercados Financieros desde 2007

domingo, 3 de abril de 2016

¿Es rentable una Oferta Pública de Bolsa? (y 2)

Hace algunas semanas comenzamos a responder a la pregunta de si es rentable o no acudir a una Oferta Pública de Venta (OPV) de Bolsa. La estrategia para llegar a una conclusión válida se basa en el análisis conjunto de los estudios más relevantes publicados con respecto a este tema.

Según pudimos ver en la primera parte, las OPV son un buen negocio desde el punto de vista de la empresa que sale a bolsa (ver post ¿Es rentable una Oferta Pública de Bolsa? - 1). Sin embargo, el problema es que los objetivos de la empresa y los de los suscriptores de la OPV no siempre van en la misma dirección. Veamos ahora el proceso desde el punto de vista del inversor.

¿Se puede ganar dinero con las OPV?


Una vez revisados en detalle los tres estudios anteriores, la pregunta que se le plantea al inversor de la calle es la de si realmente se puede ganar dinero con las ofertas públicas de venta. Vamos a intentar dar una respuesta analizando las conclusiones globales de todos los estudios antes mencionados.

Bankia: Cuidado con la publicidad de las OPV (2011)

1º) Lo primero que parece claro es que, por la razón que sea, las empresas que salen a Bolsa suelen acabar su primer día de cotización con beneficios. Y no hablamos de calderilla: según Ritter cierran con un +17% y según Dimson-Marsh con un +8% de rentabilidad.

2º) Posteriormente, a 3 meses y a 9 meses las plusvalías son más moderadas ya que, en ambos casos, podemos esperar un rendimiento promedio del +6%. Una plusvalía interesante, pero nada fuera de lo común en lo que a la rentabilidad de la renta variable se refiere.

3º) A partir de aquí la cosa se vuelve más sombría. A los dos años de la salida a Bolsa, el rendimiento de nuestra inversión se situaría en un valor negativo del -10%. Y en un plazo de tres años las pérdidas aumentarían hasta -14% según Gregory-Guermat-Al Shawawreh o hasta -19% según Ritter.

4º) Por último, las investigaciones nos indican que, a los 5 años de suscribir la OPV, la pérdida promedio esperada de nuestra cartera sería del -32%. La verdad es que es un resultado realmente nefasto para una operación que comenzó tan bien el primer día.

Merlin: Una de las primeras SOCIMI en salir a Bolsa (2014)

Por lo tanto, a la vista de los cuatro puntos anteriores, las conclusiones son bastante claras. En lo que respecta a ofertas públicas de venta, las inversiones inferiores a 12 meses suelen finalizar con resultado positivo. Sin embargo, en plazos superiores de 2, 3 ó 5 años lo más probable es que nuestra operativa acabe con fuertes pérdidas.

De hecho, tal y como se deduce de los estudios, cuanto menor es el tiempo que se mantienen en cartera las acciones recién salidas a Bolsa, mejor es la rentabilidad alcanzada. Y, por contra, cuanto mayor es el plazo que se aguanta la inversión, mayor es la pérdida asociada a la misma.

Conclusiones sobre la inversión en OPV


Por tanto, mi consejo al respecto es bastante claro. Si, al acudir a la OPV, nuestra intención es llevar a cabo una operativa de corto plazo, no veo inconveniente al respecto: suscribimos las acciones, las mantenemos durante unas semanas o unos meses y, en cuanto veamos que se produce un deterioro de la tendencia alcista, ejecutamos nuestro trailing stop, cerramos la posición y nos dedicamos a buscar otra oportunidad en función de nuestras estrategias de inversión preferidas.

Google: Ha Subido un +1.000% desde su debut en Bolsa (2004)

Sin embargo, si la idea al acudir a la suscripción de la oferta pública de venta es la de ganar dinero a medio/largo plazo, la cosa cambia. Yo, personalmente, a la vista de los resultados de estos estudios, me lo pensaría mucho antes de entrar en el valor. Ya hemos visto que, lo más probable, es que dentro de 3 ó 5 años la empresa esté cotizando mucho más abajo. Así que, si vamos a invertir a largo plazo, dentro de 5 años podremos conseguir esas mismas acciones a un precio mucho más barato y nos ahorraremos muchos disgustos por el camino.

Por supuesto que hay excepciones, como en toda estadística. Pero tenemos que fijarnos en los resultados promedio, y esos no engañan. Nos están diciendo que entrar en una OPV para quedarnos a largo plazo es una lotería: puede ser que nos toque un Google o un Amazon y nos jubilemos millonarios, pero lo más probable es que perdamos gran parte de nuestra inversión.

Terra: La OPV insignia de la burbuja tecnológica (1999)

Es cierto que en mis primeros años de inversor, la época de la burbuja tecnológica, tomé parte en varias OPV (y no todas fueron mal), pero hay que tener en cuenta que en aquella época no tenía fácil acceso a toda la información sobre mercados financieros que tenemos hoy en día y, por tanto, mis conocimientos (junto con mi experiencia) eran bastante limitados. La realidad es que, por mi parte, hace mucho tiempo que no acudo a ninguna salida a Bolsa.

Pues nada, espero que os sea útil todo lo comentado en el post sobre las Ofertas Públicas de Venta. A partir de aquí será decisión vuestra suscribir (o no) una OPV y si finalmente os decidís a hacerlo, al menos será con conocimiento de causa...

Saludos.

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...