EL TAMBOR DE LA BOLSA - Trading en los Mercados Financieros desde 2007

sábado, 23 de mayo de 2015

¿Cómo clasificar los Tipos de Inversión? (y 2)

Hace algunos días comenzamos a ver cuáles eran las distintas formas en las que los inversores o traders podían clasificar los tipos de inversiones financieras existentes en los mercados. Hoy trataremos de completar esa visión global con unas pinceladas de cómo tendríamos que aplicar dichos conocimientos a nuestra propia cartera de inversión.

La primera parte del post nos sirvió para mostrar una serie (bastante completa) de puntos enumerando cuáles son las formas en las que podemos catalogar los tipos de inversión financiera (ver post ¿Cómo clasificar los Tipos de Inversión? - 1). Una vez puesta de manifiesto la anterior lista, la siguente cuestión que se nos planteaba era la de elegir la clasificación que mejor se adaptara a nuestro perfil de inversor.


¿Qué estilo de clasificación me recomiendas?


Obviamente, según nuestra forma de ver las cosas, habrá algunos de los puntos anteriores que nos parezcan irrelevantes y, en cambio, consideraremos que un determinado apartado es el verdadero. Esto es, un inversor puede llevar toda la vida estructurando su cartera de inversión según la Región Geográfica y, al mismo tiempo, considerar que no tiene importancia la división en Sectores de Actividad.

Esta es la parte buena de los mercados financieros. Aunque existen casi infinitas formas de ver las cosas, nosotros podemos elegir simplemente aquella que nos parezca más relevante y que mejor se adapte a nuestra psicología. Y, una vez hecho eso, nada nos impedirá que nuestra estrategia de inversión sea tan rentable como la de otra persona que haya elegido otro estilo de inversión completamente diferente.

Por tanto, mi recomendación es que seleccionéis aquella forma de clasificación que os parezca más natural y que os provoque menos estrés. Ninguna de ellas es mejor que otra. Simplemente, elegid la vuestra y, eso sí, estructurad vuestras cuentas de inversión para que respondan a esa organización. Si no lo hacéis así, lo más probable es que lleguéis a sentiros un poco confundidos.



A ver si lo que acabo de decir queda claro con un ejemplo. Imaginaos que llego a la conclusión de que lo correcto es clasificar a las inversiones según la Región Geográfica y según el Tamaño de la empresa. Entonces, según lo comentado anteriormente, lo normal sería que tuviese las siguientes cuentas:

- Una para operar con Blue Chips de los Mercados Desarrollados.
- Otra para operar con los Medium Caps de los Mercados Desarrollados.
- Otra para trabajar con Small Caps de los Mercados Emergentes.
- Etc... 

Aunque no sigamos la teoría a rajatabla, en líneas generales esa debería ser la estructura de nuestra Cartera de Inversión.



Como vemos, en los mercados financieros nunca hay una verdad absoluta. Cuidado con los gurús: si alguien os dice que su estrategia de inversión es la única manera de ser rentables en trading, ya podéis comenzar a dudar de él. Lo más probable es que os esté mintiendo e incluso es posible que su fuente de ingresos real no sea la operativa con los mercados.

Pues nada, espero que lo comentado en el post os sirva para aclarar un poco de qué forma se pueden clasificar a las inversiones. Lo importante es que aprovechemos este conocimiento para llevarlo a la práctica y para aplicarlo a nuestra propia cartera de inversión. Como siempre, los comentarios son bienvenidos.

Saludos.

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...